El reportaje

Tiempo, sociedad y arquitectura en Fondón

  • En el municipio se distinguen dos espacios: la zona montañosa y la depresión, conocida con el nombre de Llano del Andarax, en el cual se asientan los tres núcleos de población: Fondón, Benecid y Fuente Victoria

FONDÓN (Almería) se encuentra en la Alpujarra Oriental, en el curso alto del río Andarax, aislado del Mediterráneo por la sierra de Gádor, sierra Nevada constituye su cerramiento septentrional. En el mismo se distinguen dos espacios diferenciados: la zona montañosa y la depresión, conocida tradicionalmente con el nombre de Llano del Andarax, en el cual se asientan los tres núcleos de población que constituyen el municipio: Fondón, Benecid y Fuente Victoria (Codba, Presidio). No obstante, si algún elemento natural da personalidad al territorio es el río Andarax.

La intensa islamización del Llano, entre otras circunstancias, se pone de manifiesto por el hecho de que en 1568 Codba (Fuente Victoria) cuenta con 100 vecinos moriscos y 4 cristianos viejos; Fondón 143 y 7 respectivamente; y, Benecid 60, todos moriscos. A causa del levantamiento de 1568 éstos serán expulsados del Reino de Granada, iniciándose el proceso repoblador con cristianos viejos. El actual municipio de Fondón fue dividido en dos concejos: Codba (Fuente Victoria), en el cual se establecen 79 repobladores, que reciben 109 suertes (cada una formada por vivienda, 15,5 barchelas de tierra de riego, 6,5 fanegas y de secano y algunas viñas),y Fondón, en el que se instalan 64 nuevos pobladores, de los cuales 20 lo harán en Benecid, asignándoseles 91 suertes (cada una constituida por vivienda, 27 barchelas de tierra de regadío, 6 fanegas de secano y unas viñas). El repartimiento de Fondón quedó ultimado a finales de 1572, presentando sus repobladores variada procedencia, predominan los de Valdepeñas de Jaén, seguidos por los originarios de Salamanca, los cuales no reciben igual número de suertes, así al capitán Antonio de Sotomayor se le asignan 8, mientras que a sus 35 nuevos vecinos se le da una a cada uno de ellos. A lo largo del siglo XVII y de los posteriores se mantienen las estructuras agrarias moriscas: persistencia de los sistemas de regadío y acequias, acentuada fragmentación y dispersión de las parcelas del mismo propietario, intenso policultivo en un regadío muy arbolado (olivos, nogales, frutales) y mantenimiento de un cultivo típicamente morisco como el moral, del que todavía a mediados del siglo XVIII existen 6982 ejemplares en Fondón y 1568 en Presidio (Fuente Victoria).

El proceso de castellanización y su dinámica constructiva se refleja en el espacio y en la trama urbana. En Fondón varias construcciones singulares no originan la Plaza Mayor, a pesar de su tradicional denominación como tal, sino el ensanche de la calle Real morisca, constituyendo un esbozo de tal plaza, intercalada por la civilización neorrepobladora en la densa trama urbana morisca preexistente y delimitada por un interesante y sorprendente conjunto monumental: suntuosas viviendas, la iglesia parroquial con su esbelta torre, el pósito/ayuntamiento y la fuente principal, acervo monumental extendido por el resto del núcleo urbano: Placeta de las Ánimas, casa de los Moral, etc.

En Fuente Victoria (Codba, Presidio) el modelo castellano es aún más patente. En el borde más significativo del espacio urbano morisco, el que da a la vega y al río, se levantan edificios de carácter nuevo, cuya construcción, por su envergadura, se considera inadecuada o imposible en el casco morisco, como son el pósito/ayuntamiento, la iglesia parroquial y la "casa grande" de los Palomar, alineados, constituyendo el símbolo mismo e la nueva civilización conquistadora, y dinamizando el lazo de unión entre el núcleo de población y el río Andarax. Dándose, por otra parte, uno de los buenos principios de la arquitectura, como es la utilización de códigos expresivos para transmitir mensajes y en último término información.

En Benecid el sencillo y expresivo edificio de la iglesia es testimonio de los templos del siglo XVI en pequeños lugares de moriscos, siendo el germen de dos plazas, la Baja y la Alta, aunque ésta es más bien un bosquejo.

En la citada Plaza Baja se acuerda construir, en la sesión del cabildo municipal de 5 de octubre de 1790, un pilar de piedra con su caño, "para conducir a dicho público sitio el agua de la fuente del barranco que pasa por medio de aquella población, que, por estar debajo de un peñón y en sitio oculto, sólo se han cometido, hasta ahora, muchas ofensas a Dios, por estar allí el único aguadero de este pueblo". Las obras, por importe de 3200 reales a cuenta del caudal de propios, se realizaron según proyecto y supervisión del arquitecto Francisco Antonio Quintillán y Lois.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios