UAL y Cáritas planean la creación de un observatorio de la pobreza

  • Se estudiarán al detalle las causas, consecuencias y se buscarán posibles soluciones

Se puede tratar de esconder o gritar a los cuatro vientos, pero la situación es la que es. Almería se encuentra en una situación de pobreza que encuentra parangón muchas décadas atrás. Según los datos aportados por las distintas organizaciones sin ánimo de lucro como el Banco de Alimentos o Cáritas, más del 10% de la población requiere de productos de primera necesidad, es decir, más de 70.000 habitantes se ven obligados a pedir ayuda para conseguir hacer llevadero el día a día.

Por ello, dos de las instituciones más apegadas a los estudios, informes, la ayuda y la solidaridad, la Universidad de Almería y Cáritas, unirán sus esfuerzos para crear un Observatorio de la Pobreza para analizar las causas, las consecuencias y las posibles soluciones que existen para reducir la pobreza almeriense. La idea está sobre la mesa y solo falta comenzar a desarrollarla.

Las diferencias se acentúan en tiempos de crisis. Lo dicen las estadísticas. La provincia almeriense cuenta con alrededor de 4.000 ciudadanos con más de 300.000 euros en su caja corriente, un 26% de estos viven en la capital. Los ricos son más ricos y los pobres no levantan cabeza. Algo más de 1.100 personas aglutinan en su poder 1.015 millones de euros. Es la cara dulce de la economía. Ellos no han tenido problemas para sortear la crisis. En el otro lado, unos 30.000 almerienses viven en condiciones de pobreza y según los últimos datos del Banco de Alimentos, cerca de 70.000 ciudadanos han tenido que recurrir a los productos de primera necesidad que desde el colectivo recolectan.

Que le pregunten a las cuatrocientas personas que cada noche tienen que dormir al raso en la provincia de Almería si la crisis les ha hecho daño o si la ven cerca. Por desgracia, su respuesta podría ser la más justa de todas y la que más razón lleva, pero es también la que menos se escucha. Los sin techo son ahora casi cuatro veces más que en 2007, donde el número de ciudadanos que se encontraban en esta situación no era superior a ochenta, ahora.

Gran parte de estos son españoles, marcando una diferencia en la tendencia de años atrás, donde lo extranjeros eran casi la mayoría. Los datos extraídos de la Encuesta de Personas Sin Hogar o los ofrecidos por colectivos que trabajan arduamente para proteger y proporcionar atención o alimentos a estas personas , como es el caso de Cruz Roja, arrojan una cifra de cerca de más de 300 ciudadanos viviendo en las calles de la provincia, aunque las cifras de extrema vulnerabilidad se elevan hasta límites muy superiores teniendo en cuenta que la provincia almeriense, más de 1.500 personas acceden a los comedores sociales diariamente y un total de 60.000 tuvieron que recibir atención para cubrir sus necesidades más básicas con los alimentos y productos donados por los propios almerienses a otros colectivos sin ánimo de lucro como es el Banco de Alimentos.

Las Hijas de la Caridad o el Centro de Acogida de la capital también prestan atención a quienes se encuentran en un estado de necesidad en la actualidad. En la Cruz Roja, en solo cuatro años, el número de personas que han acudido a la institución humanitaria en busca de ayuda ha crecido en un 163% en la provincia de Almería . Las casi noventa personas que conforman el equipo técnico de Cruz Roja Española en Almería, junto a los más de 1.800 voluntarios que colaboran con la institución en la provincia, proporcionaron atención a más de 60.000 personas.

Cáritas, por ejemplo, ha aumentado su número de voluntarios hasta los más de 600 desde que comenzara la crisis. Desde la institución mantienen que ahora llegan cada vez más familias en las que tanto el marido como la mujer están en paro y tienen problemas con sus viviendas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios