La Virgen de Fátima bendice a la familia ferroviaria

  • En torno a 400 devotos disfrutaron, por decimoprimer año consecutivo, con el reencuentro de esta romería

Reecuentros, emoción, recuerdos y fiesta estuvieron presentes en la que vuelve a ser una de las romerías tradicionales de la provincia, la de la Virgen de Fátima, "madre de los ferroviarios", que cumplió ayer once años desde que se recuperará por la Asociación Cultural Virgen de Fátima.

En torno a cuatro centenares de personas acompañaron a la imagen desde las 9:30 horas de la mañana, que hiciera su salida desde la parroquia de la localidad, conducida en el tractor por uno de los vecinos más jóvenes de Doña María, Antonino Reyes, que con veinte años, es uno de los romeros más fieles desde pequeño y que, en esta ocasión, cogió el testigo de su padre para realizar el transporte de la imagen.

Engalanada con hermosas y vistosas flores, la virgen emprendió camino junto a todos los vecinos, amigos y visitantes hacia la estación.

Dos intensos kilómetros para compartir recuerdos y emoción de épocas pasadas; acordándose de los que ya no están y han dejado un recuerdo imborrable pero, en definitiva, un trayecto en el que se habla de un futuro con los vecinos unidos por sus raíces y del que la virgen de Fátima será testigo año a año.

Una hora después de la salida, y como es tradición, la virgen paraba en el cruce de Los Gregorios para que el resto de participantes se unieran a esta especial comitiva. Así, poco después de las 11:00 horas, y según lo previsto, la imagen llegaba a la estación para esperar al tren y fue cuando se produjeron los momentos de mayor emoción de la jornada.

Minutos después, hacía acto de presencia la máquina, que redujo su velocidad y saludó a la virgen ante los vítores de los vecinos. Allí, la alcaldesa, Virtudes Pérez, agradeció la presencia de todos los presentes un año más. "Qué emoción tan grande es tener a nuestra madre en un día tan especial y entrañable como es este", manifestó la edil, visiblemente emocionada.

Igualmente, Francisco López, presidente de la Asociación, aprovechó para agradecer a sus paisanos el gran compromiso que demuestran año tras año, apoyando esta romería, muchos de ellos viniendo desde muy lejos, pero no hay distancia suficiente que aplaque las ganas de compartir y rememorar todos juntos aquellos grandes momentos que ha vivido este pueblo ferroviario.

Posteriormente, ya en la explanada de Las Cabanillas, el párroco de Las Tres Villas, el padre Iván, ofició la misa rociera.

Finalizada la eucaristía, llegó el momento de disfrutar con lo mejor de la gastronomía de la zona, entre la que destacó una gran paella para todos los participantes a cargo de la Asociación Cultural de la Virgen de Fátima y el Ayuntamiento.

El tiempo acompañó y se disfrutó de un día muy especial, caracterizado por su gran ambiente, en familia, y que estuvo amenizado durante la tarde con la actuación de un grupo musical, además de bailes y sorteos de jamón y vino entre los presentes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios