Vivienda firma convenios para la rehabilitación de inmuebles en 51 municipios

  • Con las más de 2.500 actuaciones previstas, se generarán más de 1.400 puestos de trabajo

El delegado de Vivienda y Ordenación del Territorio, Luis Caparrós, ha firmado convenios con los alcaldes de 51 municipios de la provincia de Almería que han sido declarados de Rehabilitación Autonómica en el presente año y que podrán solicitar para sus vecinos las subvenciones para la rehabilitación de viviendas previstas en el Plan Concertado de Vivienda y Suelo 2008-2012.

Los municipios declarados de rehabilitación autonómica y que, por tanto, han firmado los convenios esta mañana son Albanchez, Alcudia de Monteagud, Alhama de Almería, Almería, Almócita, Alsodux, Antas, Armuña de Almanzora, Bacares, Bédar, Beires, Benizalón, Bentarique, Berja, Canjáyar, Carboneras, Chercos, Chirivel, Cóbdar, El Ejido, Enix, Felix, Fines, Fondón, Los Gallardos, Garrucha, Huécija, Huércal de Almería, Íllar, Instinción, Lubrín, Lucainena de las Torres, Lúcar, Mojácar, La Mojonera, Nacimiento, Níjar, Padules, Paterna del Río, Purchena, Rágol, Roquetas de Mar, Santa Cruz de Marchena, Santa Fe de Mondújar, Sorbas, Suflí, Terque, Turre, Turrillas, Urrácal, Vícar.

La idea, este año, es volver a igualar al menos el hito de las 2.500 actuaciones que se han puesto en marcha en el pasado ejercicio para mejorar las condiciones de habitabilidad y la seguridad estructural de las viviendas, que han venido a dar respuesta a la fuerte demanda que se ha registrado por parte de los ciudadanos y que está sirviendo, en parte, para paliar el fuerte crecimiento del desempleo en el sector de la construcción, ya que se van a emplear 1.400 personas en estos trabajos. Además, con estas 2.500 actuaciones del año pasado se ha generado una inversión en la provincia de 45 millones de euros.

El programa de Rehabilitación Autonómica subvenciona, a fondo perdido, la mitad del presupuesto de ejecución material de las obras de rehabilitación, junto a los gastos de dirección de obra y el proyecto necesario para ejecutar los trabajos. El objeto del programa es ayudar a familias con recursos limitados a que promuevan actuaciones de conservación y mejora de sus viviendas y preservar el patrimonio arquitectónico de los municipios, ya que las actuaciones se dirigen a viviendas con más de 10 años de antigüedad.

El presupuesto máximo de ejecución material por vivienda oscila entre 12.000 y 18.000 euros, en función de los trabajos que haya que realizar, porque hay casos en los que se trata de solucionar problemas estructurales y de humedades, mientras que otras veces destinan estas ayudas a mejorar los saneamientos, cambiar ventanas para favorecer el ahorro energético, mejorar las condiciones de accesibilidad mediante supresión de barreras arquitectónicas o reforzar los tejados. Las personas mayores de 65 años que son titulares de la Tarjeta Andalucía-Junta Sesentaycinco Oro tienen derecho a una subvención de hasta el 70% del citado presupuesto de ejecución material.

Eso sí, cualquier vecino que quiera acogerse a este programa tiene que cumplir una serie de requisitos, como que los ingresos familiares no superen 2,5 veces el Iprem. Otro de los requisitos para poder acogerse a las ayudas es que la vivienda que se vaya a rehabilitar sea el domicilio habitual del solicitante de la ayuda, que tiene que estar empadronado en el municipio.

A partir de hoy empieza un trabajo minucioso por parte del los ayuntamientos para seleccionar a los beneficiarios de las ayudas. En primer lugar, tienen que abrir un plazo para presentar las solicitudes. Después, de acuerdo con un baremo que facilita la propia Consejería de Vivienda que tienen que ordenar las solicitudes de sus vecinos según las circunstancias en las que se encuentra la vivienda y las necesidades de sus moradores. Una vez establecido el orden de prioridades, el Ayuntamiento lo aprueba en el Pleno y el trabajo vuelve a la Consejería de Vivienda que es la que tiene que comprobar que se ha realizado el proceso correctamente para contratar a los arquitectos, supervisar los proyectos presentados por los técnicos y, más tarde, encargar la dirección de obra.

Luis Caparrós ha destacado que “si el año pasado ya fue una apuesta de esta Consejería el programa de Rehabilitación Autonómica, en este ejercicio es especialmente importante, porque va a ayudar a activar el sector más tocado por la grave situación económica”. Y es que en las rehabilitaciones se implican albañiles, carpinteros, fontaneros o electricistas, que son los que trabajadores que más se están viendo afectados por el paro, debido al descenso de la construcción. Asimismo, el delegado ha recordado que se puede utilizar el autoempleo para llevar a cabo las obras, siempre que se cumplan las exigencias del proyecto. En esta línea, el delegado ha destacado el trabajo que generan estas actuaciones entre los arquitectos y los arquitectos técnicos y, en especial, entre los más jóvenes a los que van enfocados estos proyectos y a los que se da la oportunidad de iniciarse en la profesión y darse a conocer en la provincia. Y es que en los proyectos del pasado año del programa de Rehabilitación Autonómica de la Junta han trabajado 116 arquitectos de la provincia de Almería.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios