Los afectados por el incendio de Ejido Medio Ambiente, sin cobrar

  • Han pasado nueve meses y han tenido que hacer frente a esta campaña arrastrando las pérdidas económicas que van de 50.000 a 500.000 euros en el peor de los casos

Han pasado nueve meses desde que la planta de tratamiento de restos vegetales, Ejido Medio Ambiente, comenzara a arder y los damnificados continúan sin cobrar indemnización alguna. Un fuego que se originaba en una superficie de unos 10.000 metros cuadrados en los que se acumulaban toneladas de rastrojos y plantas secas procedentes de la limpieza del campo. Un mes después, como consecuencia del fuerte viento de Poniente que sopló en la zona, las llamas se reavivaron y los daños fueron aún mayores. Mientras, los propietarios de las explotaciones agrarias aledañas a Ejido Medio Ambiente miraban con resignación cómo lo estaban perdiendo todo. Finalmente, el fuego afectó a una treintena de invernaderos, si bien es cierto, que en torno a una decena fueron los que más perjudicados se vieron. Las pérdidas económicas ascienden a unos 50.000 euros en el mejor de los casos, aunque los hay que llegaron a perder cifras mucho más altas. "Un perito hizo el informe y entre mi cuñado y yo, que compartimos la explotación, hemos perdido más de medio millón de euros", ha afirmado Antonio Maldonado, el agricultor más perjudicado, ya que su explotación ardió por completo. Tres meses después de originarse el incendio seguían padeciendo sus consecuencias en la zona. La ceniza atravesaba las llamas llegando hasta las plantas y acabando con el producto. "Lo que estaba plantado de pepinos o de pimientos lo perdimos porque no pudimos cortarlo y venderlo", ha afirmado Antonio Manzano, agricultor.

La justicia tendrá que decidir ahora. Aseguran que han decidido emprender acciones legales para buscar responsabilidades porque no piensan quedarse mirando mientras nadie se responsabiliza de cuanto ocurrió. "Estamos con abogados porque tienen que hacerse responsables de los daños ocasionados", ha apostillado Maldonado. La planta de reciclaje ha retomado su actividad, pero el litigio sobre la titularidad de las mismas aún no se ha resuelto. "La planta tiene que pagar los daños. Da igual si los afectados tenían o no seguro" afirma Manzano. Es más, según señalan, desde la propia delegación de Medio Ambiente les mintieron. "Nos dijeron que la planta no abriría de nuevo hasta que no nos pagasen los daños, y mira, está abierta y nosotros no hemos cobrado todavía", ha señalado Maldonado.

El incendio de este verano, desgraciadamente, no es el primero que se producía. Por ello, ahora que la planta ha retomado su actividad, después de que la Junta de Andalucía levantara las medidas cautelares sobre la gestión de la planta de residuos orgánicos, una vez se llevaron a cabo las mejoras y reparaciones solicitadas por la administración autonómica, los agricultores de la zona cruzan los dedos para que la situación no se repita. Todo dependerá del tratamiento que se le dé a los residuos que llegan hasta la planta. Y es que recordemos que, cuando se originó el incendio el acopio de residuos era excesivo. Residuos con los que no se estaba haciendo composta, tal y como denunciaba entonces el sector agrícola.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios