La almeria 'baldía', un oasis en mitad del turismo de cemento

  • La provincia apenas tiene un 5% construido en sus 10 primeros kilómetros de costa y no llega al 29% en primera línea, donde Málaga tiene el 75% y Cádiz ya se acerca al 70%.

Una turista toma fotografías del Arrecife de las Sirenas de Cabo de Gata. Una turista toma fotografías del Arrecife de las Sirenas de Cabo de Gata.

Una turista toma fotografías del Arrecife de las Sirenas de Cabo de Gata. / rafael gonzález

Lo que un día fue sinónimo de retraso y catetismo, hoy es lujo. Almería ha logrado, primero gracias a la pobreza de décadas atrás y después a la protección de sus espacios naturales, crear una riqueza paisajística singular, llamativa y escasa a lo largo del panorama continental. Pasó inadvertida durante décadas para los amantes del 'sol caro', pero la globalización y las redes sociales elñe están dando la fama que nunca tuvo. Tal es el caso que la provincia recibió en 2016 a casi 1,5 millones de visitantes y las previsiones apuntan a que este año será menor.

En definitiva, Almería con un 46,5% de superficie protegida a lo largo de su franja litoral, se ha convertido en un oasis en mitad de una costa española bañada en cemento. Y eso ya está siendo valorado por aquellos turistas que prefieren la tierra a los andamios. El último informe 'Protección a toda costa', realizado por el Observatorio de Sostenibilidad y y publicado por Greenpeace España, deja bien parada a la provincia a pesar de realizar ciertas puntualizaciones que afectan, sobre todo, al Poniente.

Según el estudio, Almería tiene construido el 28,1% de su primera línea de playa. Y aunque la cifra puede parecer alarmante, es complicado que aumente sensiblemente debido a la gran protección medioambiental que goza gran parte de la franja litoral almeriense. En comparación con otras provincias costeras del Mediterráneo, Almería 'apenas' tiene casas junto a la playa. El informe se basa en la medición utilizada en la cartografía del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente -MAPAMA- (publicada en abril de 2017), así como la cartografía del satélite CORINE Land Cover correspondiente a las ediciones 1990 y 2012.

Según sus cálculos, Málaga es la provincia española que más superficie artificial cuenta dentro del Dominio Público Marítimo y Terrestre en primera línea de playa. Le sigue Cádiz con un 69,1%, Barcelona con el 68,9%, Valencia (66,7%), Alicante (64,3%), Castellón, 47,5), Gerona (43,8&) y así hasta llegar a la décimo sexta posición de Almería dentro de las provincias costeras. Y a pesar de que el porcentaje de costa construido no es abusivo, existe una alarma, y es que desde 1987, la urbanización en la costa pública almeriense ha crecido un 75%.

Algo similar sucede en el espacio que la provincia ha construido estableciendo una franja de 10 kilómetros hacia el interior. Según el último informe del Observatorio de sostenibilidad, la urbanización apenas llega al 5%. Sin embargo, esto supone un aumento de superficie artificial relativa de más del 100% desde 1987. A pesar de todo, Almería vuelve a estar a la cola en urbanización dentro de este segmento, muy lejos del 31,7% construido por Barcelona, el 21,9% de Alicante o el 20,5% de Málaga.

En la franja de 10 kilómetros desde la costa al interior, se encuentra una superficie protegida de 71.947 hectáreas -el 18,6% del total- y 81.517 hectáreas de superficie marina. El espacio protegido más importante es el Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar, al que hay que añadir un paraje natural, dos monumentos naturales, dos reservas naturales y 21 espacios de la Red Natura 2000. En la fase marina, se añaden nueve espacios Natura 2000 -que incluyen cinco que se extienden también al medio terrestre- y cubren sobre la línea de costa una longitud de más de 95 kilómetros, lo que supone casi el 40% de la costa total de la provincia. Se debe destacar como gran noticia para el conjunto del país los 70 kilómetros lineales de costa protegidos a uno y otro lado del Cabo de Gata de forma continua, salvo un breve hueco de cinco kilómetros en Carboneras. Según el informe, Almería cuenta con un sector muy protegido de la especulación en el centro, a uno y otro lado del Cabo de Gata. Aunque con algunos problemas puntuales, como El Algarrobico, El Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar ha frenado en gran medida la presión urbanizadora turística. Fuera de este sector, es inevitable observar el desarrollo de diversos cordones de nueva urbanización litoral en paralelo a la costa.

En la zona de Levante, el crecimiento urbanístico se presenta de forma línea, principalmente en los sectores de Garrucha y Carboneras. En este sentido, los tramos no construidos de la costa deben se deben fundamentalmente a su protección, aunque en algún caso esta ha llegado tarde, como en Agua de En medio, una urbanización construida después de 1987 en un espacio actualmente incluido en la Red Natura 2000. Además, existen otras zonas de futuro incierto en el entorno de Palomares y en el sector al norte de Mojácar.

En el Poniente, los crecimientos costeros se han visto alterados de forma longitudinal costera desde los núcleos preexistentes de Aguadulce, Roquetas y Almerimar. El informe señala que la protección de la costa ha evitado los desarrollos urbanos entre Roquetas y Almerimar. Además, ponen de manifiesto "el escaso espacio disponible entre Roquetas y Aguadulce es una evidente zona caliente", al igual que el tramo de costa al oeste de Almerimar, donde por otro lado los cultivos bajo plástico están casi tocando las olas del mar. Más al oeste la topografía hace más difícil, que no imposible la urbanización.

Con respecto a la tipología, dentro de las superficies artificiales de la línea de costa (500 metros), el 17% son urbanas, el 2,97% corresponden a zonas industriales comerciales y de transportes, el 4,21% tienen que ver con zonas de extracción minera, vertederos y espacios de construcción y el 0,89% zonas verdes no agrícolas. Las agrícolas representan el 15% y tienen que ver con tierras de labor en su mayoría. La mitad del espacio presente en la línea de costa (53%) son zonas forestales con vegetación natural y el 5% restante son zonas húmedas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios