Un ascensor facilitará el acceso a la zona alta del municipio a los petaones

  • El Ayuntamiento ha elegido el proyecto denominado 'Escalera de Color' que generará a su vez un nuevo jardín vertical · Se soterrará la línea de baja tensión

De los cuarenta y cuatro proyectos presentados al concurso convocado por el Ayuntamiento de Mojácar con el propósito de facilitar el acceso de peatones entre las zonas baja y alta de la localidad, y tras la deliberación del Jurado presidido por la alcaldesa de Mojácar, Rosa María Cano, y compuesto por Técnicos Municipales y de la Diputación Provincial de Almería, ha resultado elegido el proyecto denominado 'Escalera de Color', una combinación de escalera y ascensor.

La propuesta pretende resolver con la máxima eficacia todos los flujos de personas que la recorren. Se apuesta por la ejecución del trazado de la calle Muralla de Roque en su totalidad, y por la excavación parcial de la parcela para instalar una escalera y un ascensor cuya implantación en el solar genere un nuevo jardín "vertical" en esa zona de Mojácar.

El ascensor no solo facilita el acceso a personas con movilidad restringida, sino que hace efectiva una comunicación rápida entre ambas zonas del pueblo, permitiendo relacionar de un modo directo el área donde se ubican, entre otros, sus edificios más representativos: Iglesia y Ayuntamiento, con la cota por la que se produce el principal acceso rodado a Mojácar que es también el lugar donde se ubican equipamientos municipales como el colegio y el mercado. De este modo, el hecho de disponer de un ascensor en la zona próxima al parking facilita un turismo accesible, especialmente pensado para personas mayores y para los meses de verano. Por otra parte, aquellos usuarios que regresen cargados con sus compras tendrán igualmente la opción de acceder a sus viviendas en ascensor.

La propuesta prevé el soterramiento de la línea de baja tensión existente en la parcela, al menos hasta la siguiente torre, eliminando los problemas derivados de su existencia, aprovechando la excavación y la construcción de la estructura del ascensor para trasladarla.

Las condiciones climáticas y la orientación a poniente de la parcela generan la necesidad de acondicionar este acceso al pueblo de cara a su uso durante los meses de verano, se ha planteado la posición del ascensor en el extremo de un patio excavado en el roca. Dicho patio inspirado en la tradición local, asume en este caso una condición de espacio público aunque, dado su tamaño, conserva una escala casi doméstica, amable.

La excavación del patio supone una operación puntual cuyo coste económico se compensa con el hecho de poder disfrutar de un ascensor accesible desde el nivel más bajo de la intervención y que desembarca en la cota superior con el mínimo recorrido posible y con la creación de un espacio público de acceso. El patio asegura la introducción de luz natural en el punto donde se toma el ascensor y, al mismo tiempo gracias a la plataforma que delimita su acceso a cubierto desde la calle, genera un espacio donde sentarse a la sombra, esta disposición hace que se trate de un espacio refrescado por el viento a la sombra pero bien iluminado. Dicho espacio se aprovecha también para ubicar una pequeña oficina de información y atención turística como apoyo a los visitantes a que acceden desde el parking o llegan de los autobuses que aparcan próximos a ese lugar.

El recorrido de la escalera se prevé como una sucesión de tramos semi cubiertos por pérgolas ligeras cuyo destino es el de ser colonizadas por una vegetación trepadora, buganvillas que, a la vez que jalonan el recorrido de espacios amables a la sombra, aportan un color cambiante al jardín. Los colores empleados remiten a una paleta de blancos y tonos locales, los materiales son naturales y de bajo impacto ambiental: hormigón blanco para el ascensor, muros de piedra procedente de la excavación y masa vegetales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios