Almería

El cáncer, enfermedad que más gente mata en Almería

  • Los tumores, que afectan a 1 de cada 4 almerienses, ya son la causa de muerte más común en la provincia junto con las por las enfermedades provocadas del sistema circulatorio

En un plazo no superior a tres meses, los médicos podrán derivar a consultas diagnósticas. En un plazo no superior a tres meses, los médicos podrán derivar a consultas diagnósticas.

En un plazo no superior a tres meses, los médicos podrán derivar a consultas diagnósticas. / D. A.

El número de muertos a causa de cáncer va camino de triplicarse en menos de 40 años en Almería. Si en 1980 apenas eran 500 las muertes diagnosticadas por algún tipo de tumor, en la actualidad son 1.283. En datos, uno de cada cuatro almerienses muere a causa del cáncer. Desde la década de los ochenta son varios los tipos de cáncer que más daño están provocando, especialmente el relacionado con la tráquea, los bronquios y el pulmón, que durante 2016 quitó la vida a 258 almerienses (1980 se diagnosticaron 86 fallecimientos por esta causa). El cáncer de colon también triplica desde los ochenta los decesos, así como el de mama, el de páncreas o el de próstataque se duplica al igual que el de recto.

El riesgo de mortalidad es superior en el sur de España y Almería se encuentra en un escaño superior a la media nacional. No existen informes rigurosos al respecto que indiquen con precisión los motivos, aunque, lo que está claro es que a menor desarrollo socioeconómico, menos esperanza de vida y más mortalidad. Las matemáticas lo dejan claro y así lo reflejan los datos obtenidos del Instituto Nacional de Estadística o estudios como el desarrollado por la Universidad Pompeu y Fabra, que creó un mapa de mortalidad en la que Cádiz y Sevilla se encuentran por encima de la media en riesgo de mortalidad. Por ejemplo, el riego de morirse en Algeciras es de un 20% más que en resto de España. En Almería la situación es algo menos trágica, pero es menos esperanzadora si se compara con el norte de la península. En Almería capital el riesgo de mortalidad es un 25% superior que la media nacional. Junto a ella, en estas cifra superiores se encuentra municipios como el de Berja (19,56%), Roquetas (30%) Carboneras (14,46%), Alhabia o Alhama (15,78%). Dalías es el municipio con peor pronóstico, con un 35,80% de riesgo de mortalidad superior a la media del país.

La celeridad a la hora de pruebas aumentará en tres meses con un nuevo plan médico

En el lado contrario se encuentra municipio como Abla, con un 6,3% por debajo de este umbral. La misma cifra posee Abrucena e incluso por debajo se encuentra Albanchez (8,6% por debajo). En las mismas cifras se mueven localidades como las de Albox, Alcolea, Albolodoy, Alcudia de Monteagud, Almócita o Beires, todos ellos municipios de interior. Los datos muestran mayor riesgo en las zonas de la costa. Algo pasa en el sur de la provincia, al igual que en términos nacionales en el sur de España. Pero el saber qué es complicado. De momento, solo se cuenta con los datos.

En cuanto a los suicidios, durante 2016 se produjeron 5 casos. Una cifra que dista mucho de las que se producían en la década de los noventa, donde raramente se superaban los 25 decesos por voluntad propia. Los hombres (51 de estas muertes) suelen perder la vida en mayor número que las mujeres por voluntad propia, por lo que esta es una tónica frecuente que se viene dando en los últimos años. En cuanto a los rangos de edad, existen dos segmentos en los que se dan más número de víctimas de este tipo: adolescentes y adultos jóvenes y en edad geriátrica. Psiquiatras de reconocido prestigio alertaron del riesgo de que se produzca una "inducción al suicidio" con la proliferación de noticias sobre casos de personas que se quitan la vida por problemas como los desahucios.

Hay expertos que culpan a este aumento de suicidios a los efectos de la crisis. Personas que agotan los recursos propios, tanto personales como materiales y creen no encontrar una solución de futuro a sus vidas. Esa es la historia de los más de 400 almerienses que han perdido la vida desde el año 2007, cuando la crisis comenzó a dar sus primeros golpes. Estableciendo un periodo del mismo número de años (desde 2001 a 2007), el número de víctimas ha ascendido en más de un 10%, por lo que la teoría de estos puede cuadrar, aunque hay otros entendidos que hacen un análisis distinto, y aunque están de acuerdo en que la crisis es un motivo, no puede ser un todo.

En poco menos de tres meses los usuarios del Servicio Andaluz de Salud (SAS), van a comenzar a ser partícipes de los múltiples cambios que la Junta de Andalucía está realizando en los centros de salud, a través del llamado Plan para la renovación de la Atención Primaria.

Los usuarios podrán pedir directamente cita con la enfermera para determinados procesos en los que no es necesario el facultativo. Otra de las novedades que trae el nuevo Planes que los médicos podrán pedir pruebas diagnósticas, lo que supone acortar los tiempos en determinados procesos.

También llegarán a los centros de salud ecógrafos -técnica en la que ya se forman los médicos de familia-. Este avance en medios diagnósticos, que se complementa con la posibilidad de pedir analíticas de mayor complejidad, permitirá descongestionar los centros de especialidades y hospitales y evitar demoras innecesarias.

Salud ha reforzado las plantillas con más médicos, enfermeros, trabajadores sociales, matronas, fisioterapeutas y odontólogos. Los cupos de cada médico también se están equiparando, para distribuir de una forma equitativa a los pacientes entre los médicos. Con todo esto los facultativos dispondrán de más tiempo para los usuarios. La Estrategia de Renovación de la Atención Primaria busca fortalecer e incrementar el prestigio y reconocimiento formal de este nivel asistencial ante la población andaluza y reforzar el papel de sus profesionales como agente de salud y vertebrador de toda la atención que las personas reciban en la sanidad pública. La Estrategia se configura a partir de 12 propuestas y 82 acciones concretas, a desarrollar en un horizonte de trabajo hasta 2019. Entre las líneas de actuación, se profundiza en los valores esenciales que han hecho de la Atención Primaria un referente social y en salud, desarrolla activamente una atención personalizada y poblacional y genera un marco profesional estable para la gestión clínica. Entre los avances conseguidos en la Estrategia destaca la implantación del Plan de Atención Integral a Pacientes Crónicos Complejos, con el objetivo de identificar inequívoca y nominalmente a los pacientes pluripatológicos o frágiles para priorizar su atención, a través de Planes de Atención Personalizados y la recuperación del equipo básico medicina familiar y de enfermería como unidad funcional de cada centro de Atención Primaria.

Mejoras que acelerarán los centros de salud.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios