El gris del cielo no impidió disfrutar de un espléndido fin de semana

  • Los albojenses participaron en todas y cada una de las actividades preparadas por el Ayuntamiento · La Feria del Mediodía congregó a vecinos y visitantes, quienes aprovecharon cada minuto de estos días

El fin de semana fue diferente al resto de las jornadas que se están viviendo en el municipio de Albox. La mañana del sábado comenzó con la Feria del Ganado. La Rambla de la localidad se convirtió en un zoco en el que los animales cobraron un protagonismo especial.

Con la compraventa de ganado daba la impresión de estar en un mercado medieval, en el que se realizaban este tipo de compras casi cada día.

Desde las nueve de la mañana hasta las cinco de la tarde, tuvo lugar la Feria del Pájaro de Perdiz en el Restaurante del Polideportivo Municipal. Al lado, en una carpa cercana se celebró una exposición de pájaros canarios y silvestres. Los cantos de los cientos de aves se escuchaban mucho antes de llegar a la carpa y al restaurante. Un sinfín de personas desfilaron entre estos lugares admirando los maravillosos pájaros que no dejaban de emitir bellos sonidos.

Los amantes de los animales pudieron disfrutar de una jornada inolvidable, en contacto con la naturaleza y pasando una mañana totalmente diferente de cualquiera del resto del año. La Rambla y los alrededores del polideportivo fueron los escenarios por donde pasaron todos aquellos a quienes les gusta el mundo animal.

A las una de la tarde daba comienzo, una vez más, la Feria del Mediodía. Los albojenses se dirigieron al Recinto Ferial para pasar la tarde del domingo entre familia, amigos y con la compañía de la cerveza y las tapas. Los grupos de amigos se acercaban a la barra para pedir rondas que servían, a la par, para quitar el frío que entraba en la carpa.

Risas, bailes y, sobre todo, muy buen ambiente, era lo que se respiraba en el Recinto Ferial. Los albojenses contribuyeron a crear un buen ambiente en la Feria de todos los Santos, llevando por bandera la armonía y la hospitalidad que se respira, normalmente, en el municipio.

Vecinos y visitantes impidieron que la Feria decayese, aprovechando cada uno de los minutos y cada uno de los bailes que se escucharon en la carpa de la fiesta del mediodía. La actuación de la orquesta Cristal y la de David Andreu animaron a los asistentes ofreciendo música de ayer y de hoy. Los pasodobles, las rumbas y el reguetón se sucedieron a lo largo de la tarde en la que los albojenses no pararon de mover el cuerpo siguiendo el ritmo de las notas que sonaban.

Los más pequeños, mientras sus padres se encontraban en la carpa, estuvieron disfrutando en la ludoteca-guardería situada junto a la Feria del Mediodía. Los niños vivieron momentos inolvidables aprendiendo juegos y compartiendo actividades y risas a lo largo de una maravillosa tarde de domingo. Al anochecer, las sevillanas pusieron la banda sonora al municipio. La Caseta Municipal se vistió de lunares y peinetas con los grupos Albaida y Nuestra Señora del saliente, dos agrupaciones que ofrecieron una espléndida muestra de este baile que encierra, en cada uno de sus pasos, todo el arte andaluz.

A las diez de la noche, Las orquestas Prometida y Expresiones invitaron a los albojenses a bailar y a pasarlo bien en una de las últimas noches de la feria.

Hoy el día comienza con el tercer festival de cometas artesanales. Sobre el Instituto Cardenal Cisneros van a volar los colores más vibrantes, dando luz al cielo otoñal.

Como todos los días, se suceden las convocatorias tradicionales, como la Feria del Mediodía para jóvenes y mayores, mientras los más pequeños aprenden en la ludoteca situada al lado del recinto Ferial.

El gran Fofito dará a las siete de la tarde una actuación estelar en la Caseta Municipal, con la que los mayores reirán como niños y los más pequeños aprenderán el significado esencial que encierra la palabra diversión en su estado más puro y sincero.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios