ruta transalmería | empieza a rodar el primer proyecto provincial de Btt en andalucía

La espiral paraíso para los amantes de las bicis de montaña

  • Cerca de mil kilómetros han sido adecuados y señalizados en cuatro comarcas a la espera de salvar el "pinchazo" de la de los Filabres

Comentarios 1

Una provincia para recorrer a golpe de pedal. Almería se ha convertido en un referente nacional para la creciente familia de aficionados a las bicicletas de montaña o todo terreno (BTT) con la puesta en servicio de una ruta de más de mil kilómetros bajo la denominación conjunta de Transalmería, un proyecto impulsado por los grupos de desarrollo rural de cinco comarcas único y pionero en Andalucía por la vertebración e integración de un extenso territorio provincial desde las playas del Cabo de Gata hasta las canteras de Macael, la Alpujarra, el desierto de Tabernas y los montes de Sierra Nevada. Un producto turístico novedoso que aprovecha la riqueza paisajística de la provincia y permitirá atraer a miles de visitantes a los municipios del interior en los meses de verano y combatir la estacionalidad en las localidades de la costa al extender la oferta durante todo el año.

El origen de la ruta ciclable, que fue conocida como la "espiral" por las ramificaciones que presenta a lo largo y ancho de la geografía almeriense, se remonta cuatro años atrás con la búsqueda por parte de los grupos de desarrollo rural de nuevos revulsivos económicos para sus pueblos y oportunidades para generar empleo. En agosto de 2012 se produce la primera reunión con el grupo de coordinación provincial de la Asociación Internacional de Bicicleta de Montaña (IMBA) y desde entonces se trabaja en un proyecto técnico que concluyó en octubre del pasado año. A través de la financiación de la Consejería de Agricultura, en un 20% con fondos propios y el 80% de las partidas del FEDER, se aprobaron subvenciones por importe superior a los 400.000 euros que han permitido la ejecución casi a contrarreloj, con adjudicaciones de urgencia, de una gran travesía en la que se han adecuado caminos y veredas, para habilitarlos y hacerlos ciclables e instalado paneles informativos de ruta, marquesinas, carteles, postes con flechas indicadoras, balizas con señales de continuidad y pictogramas, placas de cerámica en trazados urbanos, aparcabicis y señales de peligro siguiendo siempre las indicaciones y los materiales homologados por IMBA en España. La mayor parte de los recorridos aprovechan los caminos, senderos, ramblas y pistas de tierra para dar el salto en ocasiones, donde no hay camino, a carreteras asfaltadas poco transitadas y excepcionalmente obligan a bajarse y recorrer unos metros a pie. Ha sido una primera fase a la que sólo una comarca, la de Filabres-Alhamilla, llega tarde y no ha podido ejecutar al surgir problemas con los propietarios de terrenos privados por los que transcurre el trazado inicial.

Sin embargo, están pendientes de una nueva convocatoria de las ayudas de la Junta con la que poder hacer los deberes variando el itinerario para salvar los escollos y pasar el próximo año, como el resto de zonas de la provincia, a la segunda fase de proyección nacional e internacional de la novedosa oferta y a la puesta en funcionamiento de servicios complementarios como los centros BTT a lo largo de los setenta municipios que atraviesa la Transalmería. De hecho, ya hay establecimientos hosteleros implicados al máximo con la iniciativa, como la Hospedería Virgen del Saliente, que están recibiendo llamadas de agencias de viajes para comercializar la ruta con alojamiento y comida para los clientes viajeros de toda Europa. Hay proyectos para crear puntos para los cicloturistas en Laroya y la vía verde de Lucainena, además de los proyectados en su día por Egmasa para cubrir las demandas de los aficionados en el parque natural de Cabo de Gata.

Uno de los precursores de la red para la práctica del cicloturismo en BTT, Cesar Martín Cuadrado, gerente del GDR Almanzora y coordinador provincial del proyecto, argumenta que pretenden aprovechar el tirón del ciclismo en general y las bicicletas de montaña en particular canalizando en la Transalmería una oferta turística de ocio, aventura y en familia, así como buscar cuota de mercado en las competiciones deportivas tratando de albergar etapas de eventos destacados entre los amantes de las dos ruedas como la Titan Desert y otras pruebas non-stop de largo recorrido como la que une Madrid y Lisboa. Los grupos de desarrollo rural acudirán a la próxima edición de Fitur con todas las miradas puestas en la Transalmería, conscientes de la importancia socioeconómica que tiene su proyección ante los turoperadores y puesta en valor por el conjunto de las administraciones públicas. De hecho, Martín Cuadrado confía en que para principios de año puedan estar habilitadas las cuatro etapas pendientes aún sin señalizar en las localidades de Filabres-Alhamilla, para incorporar sus más de 200 kilómetros a los casi mil operativos desde hace tan sólo unas semanas.

El delegado de IMBA en Andalucía, Domingo Ibáñez, uno de los supervisores del proyecto que convertirá a la provincia en un edén del ciclismo de montaña, asegura que los técnicos que tuvieron que homologar el recorrido quedaron gratamente sorprendidos por los contrastes y riqueza paisajística de las comarcas de la provincia. En esta misma línea se pronuncia Juan Valero, gerente del GDR del Levante, al asegurar que es uno de los proyectos más apasionantes en los que trabajan por la repercusión que tendrá para la provincia. Después del verano se difundirán los folletos de las rutas y las inauguraciones y a partir de ahí a sumar adhesiones a la causa. Clubes ciclistas y hoteleros ya pedalean con la Transalmería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios