Más de cien familias reciben la orden de corte en el agua por no pagar facturas

  • La semana pasada hasta 8 vehículos de Galasa se desplazaron al municipio

La semana pasada hasta ocho vehículos se desplazaron al municipio de Tíjola para proceder al corte de suministro de agua. Galasa, la empresa de Gestión de Aguas del Levante Almeriense SA, enviaba a sus operarios hace unos días a este municipio del Alto Almanzora para proceder al corte de agua en 108 hogares tijoleños.

El motivo no es otro que el impago de los recibos del suministro, en algunos casos, facturas pendientes que se remontan a varios años, otros en cambio la deuda no sería tan importante y estaría motivada por la difícil situación económica que están atravesando muchas familias. El desempleo es el principal motivo que alegan algunos de los afectados, la imposibilidad de hacer frente a recibos tan básicos como puede ser la luz o el agua, son también una realidad en algunos de los hogares afectados.

Juan Ignacio Moya, Director Gerente de Galasa, reconoce a Diario de Almería esta situación aunque le resta importancia, "no solo en Tíjola, también en otros municipios del Valle del Almanzora y el levante almeriense se están llevando a cabo cortes en el suministro por impago. En cuanto al número de Tíjola, algo más de cien, no supone más del 5% de los suministros que hay en este momento en el municipio, no es tan generalizado como podría parecer" afirma Moya con respecto a los cortes ordenados la semana pasada en un pueblo que no llega a los cuatro mil habitantes.

Lo cierto es que el corte en estas viviendas ha provocado cierta alarma entre los vecinos, muchos de ellos, tal y como explica el gerente de Galasa, llevan recibiendo avisos desde hace meses y otros incluso años, "estos impagos no son de un mes ni dos, y nosotros antes de llegar a la suspensión del suministro, hemos mandado cartas normalmente cada seis meses para recordarle al consumidor que tienen una deuda pendiente".

El crédito de estas familias con Galasa se ha terminado, y tendrán ahora que acordar el fraccionamiento de la deuda para asumir el pago acumulado de estos hogares, en algunos casos, después de años sin pagar su factura del agua.

A pesar de la situación, Moya asegura que "los clientes de Galasa en el Levante y el Almanzora son cumplidores. Entienden que el servicio de agua es básico, de primera necesidad y uno de los servicios más económicos. Aunque se podría pensar lo contrario, no se ha notado una bajada de la recaudación en los pagos respecto a años anteriores, cuando la situación económica era diferente. Solo tenemos un 2% de impagos, es una cantidad muy pequeña y son cifras similares a las de Tíjola, también en Huércal Overa, Garrucha, Antas, Los Gallardos o Vera. Y les estamos reclamando la deuda, principalmente por respecto al resto de nuestros clientes que si cumplen con sus obligaciones de pago".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios