Los inocentes se hacen con el Gobierno municipal

  • Los 'guindillas' acompañaron al alcalde, su esposa y el cura · Vecinos y vecinas fueron encarcelados tras pagar la multa

Como manda la tradición, ayer 28 de diciembre, Día de los Inocentes, el alcalde de Vélez-Rubio, Miguel Martínez-Carlón, fue despojado de su poder municipal durante unas horas por el 'alcalde inocente', acompañado de 'la alcaldesa' y el 'cura' de los inocentes, junto a los alguaciles, conocidos popularmente como 'los guindillas'. La nueva comitiva municipal visitó numerosos establecimientos comerciales exigiendo pagos en metálico o en especie para evitar su cierre, deteniendo coches y multando también a aquel que se cruzara en su camino. Un día, sin duda, muy particular para el municipio de Vélez-Rubio ya que, con ello, se celebra una de las tradiciones más singulares y arraigadas de la localidad.

A partir de las 11 de la mañana dio comienzo el tradicional pasacalles del alcalde de los inocentes y sus guindillas, acompañados por la Banda de Música de la Asociación Musical Velezana. Una vez concentrados en la Plaza de la Encarnación entraron en el Ayuntamiento para hacerse con el poder municipal, recibiendo del alcalde el bastón de mando. A continuación el alcalde de los Inocentes leyó el pregón en el balcón del Ayuntamiento, en el que, con cierta ironía, dio un buen repaso a todas las anécdotas políticas y sociales ocurridas en el pueblo durante este año (las elecciones municipales y nacionales, el pacto PP-PA, la crisis económica, las fiestas de verano, la celebración de la Virgen del Rosario, la gestión económica del anterior equipo de gobierno, etc.).

Después de la lectura del pregón de los inocentes es cuando, a la voz de mando del alcalde, los alguaciles fueron deteniendo y llevando a la cárcel a cualquier vecino o vecina que se encontrara en ese momento en la plaza. Una vez dentro, se encontraron, como cada año, con una agradable sorpresa ya que les recibieron a mesa y mantel, siempre, claro, después de pagar la correspondiente multa.

Una jornada festiva que ha pasado de celebrarse de la tarde a la mañana con el objetivo de que los vecinos y vecinas del municipio puedan participar y disfrutar más de esta tradición, de la que también formar parte como algo muy característico, la indumentaria que visten las nuevas autoridades, como la del 'alcalde inocente', normalmente de traje con capa clásica chistera y lleva su propia vara o bastón de mando que simboliza la máxima autoridad. Por su parte, la 'señora alcaldesa' suele llevar vestido negro y mantón de Manila o similar, como muestra de elegancia, y el cura párroco va vestido con sotana y sombrero de ala. De todos ellos los trajes más llamativos son lo que portan 'los guindillas', con pantalón ancho, blusón y gorra todos de colores fuertes, una espada de madera en funda de esparto y uno de ellos lleva un cuerno hueco para echar el dinero de las denuncias.

El Día de los Inocentes forma parte de la amplia programación navideña de Vélez-Rubio, que cuenta con otras citas importantes como el Encuentro de Cuadrillas "Comarca de Los Vélez", la exposición de dioramas y belenes, conciertos, cine, teatro, etc.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios