Una jornada apasionante para hoy, música, arte y homenajes

  • Desde los más pequeños, hasta los más mayores, encuentran su hueco en un día repleto de actividades y momentos inolvidables para siempre en el recuerdo

Ayer comenzaron las Fiestas en la Villa de Turre. Todo un año de espera hasta que el pregonero, Francisco Maldonado, delegado de Educación de la Junta de Andalucía en Almería, ofreció anoche un emotivo pregón con el que se dio paso a unos días de alegría y diversión para todos aquellos que pasen por la localidad los próximos tres días.

Se trata de unas jornadas que impedirán que nadie se sienta forastero en sus plácidas calles, vías que se convertirán en auténticos ríos de risas y de sonidos para el recuerdo.

El silencio fue interrumpido por unos alegres y constantes repiques de campanas, que pusieron la carne de gallina y los nervios a flor de piel por lo que se avecinaba, y que sirvieron de anticipo a los días grandes de Turre. El estruendo provocado por la pólvora de los cohetes daba la bienvenida a un pasacalles que hizo las delicias de todos los vecinos. Imagina, como su nombre indica, incitó a todos a volar con la imaginación y poder divertirse como niños.

A la caída de la tarde, la Banda de Música de Turre, con sus primeras notas en las fiestas, recogió a la pareja Real de este año, siguiendo la tradición, y los acompañó al compás de la música hasta el Ayuntamiento donde el alcalde y el pregonero esperaban, para dar comienzo oficial a las Fiestas.

Y ya, como si fuese una novia que se hace esperar ante el altar, alrededor de las ocho de la tarde, el chupinazo y el bellísimo encendido paralizó el corazón de los que allí se congregaban, y a un único latido dieron comienzo estos cuatro días.

Tras los primeros compases de las fiestas, una emotiva ofrenda floral a su patrón, San Francisco de Asís, y la gala de trofeos en la plaza, sobre las diez de la noche, dio comienzo la verbena popular de la mano de la Orquesta Melodías. Así la música acompañó a los turreros durante toda la velada, que entre baile y baile, los más valientes, dieron la bienvenida a la madrugada.

El primer día de las fiestas, como todos los años, no pudo echar el cierre sin la coronación de los Reyes de las Fiestas de este año, y así, en la medianoche, se impusieron las coronas a la pareja real.

Pero hay que guardar fuerzas porque lo que pasó ayer sólo es el comienzo de unas jornadas de intensa actividad para disfrutar, en las que las actividades se multiplican.

Los más pequeños no tendrán ni un minuto para descansar. Desde las diez de la mañana la divertida Charanga Los Informales seencargará de despertar a todos los turreros, junto al disparo de cohetes y a la sonora traca infantil.

Sobre las once de la mañana, habrá lugar para los mayores a los que se les dedicará una merecida recepción y un homenaje a la persona de mayor edad, todo ello amenizado por la Charanga Los Informales. Hacia las dos de la tarde dará comienzo la Feria del Mediodía para que se puedan disfrutar de los primeros platos de feria.

Como todos los años, no puede faltar en las fiestas de Turre la recogida de las Cinteras.

A partir de las diez de la noche la música volverá a sonar en la verbena popular con la orquesta Melodías.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios