Las luces de las atracciones hipnotizan a los más pequeños

  • Los cacharricos se convierten en la principal atracción de los niños durante estas jornadas

Los pequeños huercalenses están viviendo un mundo de fantasía tanto por las convocatorias a las que asisten a lo largo del día, como por las atracciones a las que se suben por la noche. Montarse en los cacharricos es su principal actividad. La alegría es la sensación primordial que se respira cerca de donde se encuentran montadas las atracciones que, con sus llamativas luces de colores, hacen de la noche huercalense un tremendo arco iris de diversión.

Los coches de choque, el canguro, los castillos inflables, un sin fin de atracciones en loas que elegir para pasar un rato agradable haciendo algo diferente y dejando volar la imaginación y la ilusión, fomentando, de este modo, las relaciones con quienes se comparten esos momentos de ocio y de diversión.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios