La ministra de Defensa preside el 97 aniversario de La Legión

  • Estuvo acompañada por el Jefe de Estado Mayor del Ejército, general de Ejército Francisco Javier Varela Salas

  • También se conmemoraron 25 años de la primera participación en misiones internacionales de paz

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, presidió ayer en la Base Álvarez de Sotomayor de Viator una parada militar con motivo del 97 aniversario fundacional de La Legión, acto que tuvo una connotación especial para los componentes de la Brigada 'Rey Alfonso XIII' II de La Legión, ya que a la presencia de la máxima responsable de la Defensa del Gobierno de España -que estuvo acompañada por el Jefe de Estado Mayor del Ejército, general de Ejército Francisco Javier Varela Salas, y exjefe de La Legión- se unió la conmemoración de los 25 años de participación en misiones de mantenimiento de la paz en el exterior. Por ello, también formaron los guiones de dos contingentes de operaciones en el exterior,

Tras recibir los honores de ordenanza, la ministra de Defensa pasó revista a todas las unidades en formación, al mando del coronel jefe del Tercio Don Juan de Austria, 3º de La Legión, Víctor Bados, unidad acompañada por el Grupo de Artillería de Campaña, Bandera de Cuartel General, Bandera de Zapadores, Grupo Logístico, Unidad de Música y Banda de Guerra de la Brileg. A continuación se realizó la emotiva despedida de la Bandera por parte del comandante Fernando Medero Correa, último representante de la escala legionaria al causar baja en la Unidad por pase a la situación de reserva tras 41 años de servicio activo en los que pasó del empleo de caballero legionario al de comandante.

La imposición de condecoraciones a personal militar y civil y la entrega de los Premios Legión precedieron la correspondiente a los títulos de Legionario de Honor, que recibieron de manos del general jefe de la Brileg, Juan Martín Cabrero, el subdelegado del Gobierno en Almería, Andrés García Lorca; y el artillero honorario Miguel Aliste Pérez, a quienes pidió que cumplan con el Credo y mantengan la línea de admiración y cariño que les ha hecho acreedores de dicha distinción.

En su alocución, el general Martín Cabrero transmitió la ilusión y el orgullo de haber cumplido con el compromiso adquirido desde la fundación en 1920, de haber servido bien a nuestra Patria, incluso con la vida de muchos legionarios. "La Legión se siente hoy querida por nuestros conciudadanos, por el pueblo español, y esa es una recompensa enorme a nuestra entrega y trabajo diario". Esa larga historia tuvo uno de sus momentos destacados cuando el Gobierno de España decidió en 1992 enviar a los Balcanes una fuerza armada bajo la Bandera de Naciones Unidas, constituida sobre la base de La Legión. Y así salió desde el puerto de Almería el 4 de noviembre de 1992 la Agrupación Táctica Málaga, siendo la primera experiencia de unidades del Ejército español en el extranjero como cascos azules. Esta decisión provocó el replanteamiento del Gobierno sobre el futuro de La legión y serviría, no sólo para valorar su eficacia y comprobar su preparación, sino para que se la potenciara poco después.

Martín Cabrero tuvo también un especial recuerdo para las unidades legionarias que están en Melilla, Ceuta y Ronda, y destacó como retos más cercanos los despliegues a Irak y Mali previstos para el próximo mes de noviembre, "donde España está trabajando por la paz de la región y la lucha contra el terrorismo"; así como la continuidad de la participación en la Fuerza de Muy Alta Disponibilidad de la OTAN (VJTF), y la consolidación del hermanamiento con la 6ª Brigada francesa, unidad mayoritariamente legionaria del país vecino. Por todo ello, "si en el día a día demostramos estar lo suficientemente preparados, unido al multiplicador de la potencia de combate que constituye el llevar a la práctica nuestro Credo Legionario, reuniremos las condiciones necesarias para ser proyectados a cualquier escenario en conflicto con la plena confianza del mando".

El vibrante y emotivo acto de rendición de honores a los que dieron su vida por España y el canto de los himnos precedió la dislocación de todas las Unidades en formación que a continuación participaron en un espectacular desfile, tanto de todas las Unidades a pie como otro motorizado, con una representación de los vehículos de cada una de ellas que fue muy aplaudido y vitoreado por todas las personas que lo presenciaron.

Junto a las numerosas autoridades militares también hubo una amplísima representación civil encabezada por el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz; alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco; delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía, Gracia Fernández; presidente de la Diputación, Gabriel Amat; así como diputados y senadores, entre otros. Como siempre, asistió la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios, presididos por el teniente coronel Manuel Montes, pero en esta ocasión fueron orgullosos anfitriones de la delegación de 'L'association des Anciens Legion Etrangere' de la ciudad francesa de Vaucluse, que llegaron el día anterior para efectuar un hermanamiento con su homónima almeriense y que presenciaron el desarrollo del acto extraordinaria satisfacción, incrementada por la presencia igualmente del general jefe de La Legión Extranjera.

La jornada continuó con la participación de las familias legionarias en las casetas instaladas por las distintas Unidades, sirviendo para estrechar lazos de unión y confraternización tan necesarias para continuar la dura preparación y adiestramiento que han de afrontar cada día.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios