Los padres de Gabriel, en contra de politizar el homenaje de la ballena

  • Su hijo murió en la primera hora tras ser secuestrado y eso les reconforta "porque no dio tiempo a sufrir"

Casi un mes ha pasado desde el fatal desenlace del niño Gabriel Cruz, después de trece intensos días de búsqueda en los que nadie perdió la esperanza de que el pequeño fuera encontrado sano y salvo. Era 11 de marzo y el mazazo para sus padres y toda la sociedad almeriense: terrible. Ana Julia Quezada, pareja del padre, era quien fue interceptada con el cadáver cuando intentaba esconderlo. La autora confesa de los hechos está en prisión, el caso bajo secreto de sumario y desde la multitudinaria despedida del pequeño por parte de la sociedad almeriense en su funeral, muy poco se había sabido de sus padres, hasta ayer.

Ángel Cruz y Patricia Ramírez convocaron ayer una rueda de prensa en los que abordaron muchos aspectos, entre ellos su disconformidad con la convocatoria de recogida de firmas a favor de la prisión permanente revisable en las inmediaciones de la ballena en Almería capital, una escultura que sirve para "honrar la memoria" de su hijo, 'el pescaito' y cuyo último deseo es que se vincule a cualquier iniciativa de carácter político. Para ellos, y lo dejaron muy claro, es un momento completamente incompatible con el proceso", explicó Patricia, a lo que reconoció no conocer la situación "legalmente" para poder dar "una opinión formada al respecto".

Desde luego, su deseo es que este lugar no utilice para tal fin, un sitio "donde de manera espontánea bajan muchos niños, con miles de gestos de cariño que no tienen nada que ver con el debate que ahora mismo hay a nivel político".

Dejaron claro que para ellos es imposible cualquier tipo de posicionamiento en este sentido y recordó que de forma individual y anónima se eligió esta ballena de mosaico que esconde los restos de un cetáceo varado para crear un santuario dedicado a su hijo.

En otro orden de cosas, Ángel y Patricia se refirieron al informe del Instituto Nacional de Toxicología, que ha determinado que el niño murió una hora después de su secuestro, y aseguró que ha hecho "mucho más reconfortable su pérdida porque no hubo tiempo para que sufriese".

"Es difícil hacer llegar una respuesta sin que se encoja cada pelo y poro de nuestra piel. Pasamos muchísimo miedo, fueron trece días de terror en los que Ana Julia Quezada, la autora confesa del asesinato, permanecía junto a nosotros", recordó.

Patricia recordó lo difícil que fueron aquellas dos semanas, y aún hoy le cuesta ordenar cómo los vivió. "Cada minuto, hora y noche nos atormentaban miles de pensamientos sobre cómo podía estar Gabriel, si lo habían detenido, si le daban de comer, si tenía frío o miedo, si lo habían robado o podían haber abusado de él". Así, cuando Ana Julia Quezada simuló el hallazgo de una camiseta del niño, reconoce que el miedo fue si podía estar muerto en una balsa, y también temieron que el hecho de haber movilizado a tantas personas pudiera dificultar la puesta en libertad del niño o facilitar su muerte.

Los tres últimos días de la búsqueda estuvieron "aterrorizados" porque "numerosos vehículos" seguían a Quezada e impedían que saliese de casa para facilitar un desenlace. En este sentido, la madre de Gabriel reveló ayer que en esos trece días "de locura" llegó a sospechar de todo el mundo, pero poco a poco comenzó a hacerlo de Quezada, pareja de su exmarido.

Por su parte, Ángel, negó que nunca llegase a dudar de Quezada: "Dormía todas las noches con ella, me consolaba por las noches, aparte del daño de la pérdida de Gabriel se suma el daño de tenerla a nuestro lado y que encima intentara consolarnos". Otro de los objetivos de la rueda de prensa de ayer, celebrada en el Hotel Calagrande de Las Negras, fue agradecer a toda la sociedad, a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, sobre todo a la Guardia Civil, a las administraciones, sobre todo a la Diputación Provincial, el apoyo brindado en aquellos momentos tan duros y también ahora. Los padres también aprovecharon para hacer mención de agradecimiento al Ayuntamiento de Coripe (Sevilla) por pedir disculpas a raíz de la quema de una figura que representaba a Quezada. El letrado Ángel y Patricia, Francisco Torres, que les acompañó en esta comparecencia junto al psicólogo, confirmó que el juez ha pedido diez nuevos interrogatorios el 10 y el 20 de abril centrados en personas del entorno familiar. Además, el abogado censuró la falta de "ética" que según él se ha producido con las filtraciones de la causa, aún bajo secreto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios