LaentrevistaPaloma López Bermejo. Eurodiputada del Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica

"La parte sur del Corredor Mediterráneo se tiene abandonada"

  • La parlamentaria europea tiene claro que "Almería es la muestra de cómo aplicando elementos innovadores a la agricultura se puede producir un incremento de la producción tremendo"

"La parte sur del Corredor Mediterráneo se tiene abandonada" "La parte sur del Corredor Mediterráneo se tiene abandonada"

"La parte sur del Corredor Mediterráneo se tiene abandonada"

Se incorporó al Parlamento Europeo en el año 2014 después de dedicarse al mundo del sindicalismo una larga temporada y de haber decidido aparcar durante unos años su profesión de educadora de disminuidos psíquicos. Paloma López llegó a la Eurocámara de la mano de Izquierda Unida y aunque es favorable a las coaliciones electorales señala que hay que realizarlas manteniendo las ideas de cada partido pero estableciendo un programa de mínimos. Afirma sentirse satisfecha con su trabajo en esta institución pero lamenta que no se haya conseguido una Europa social.

Es su primera legislatura en el Parlamento Europeo.

Así es y he de decir que me encanta el trabajo en Europa.

Llegó a la Eurocámara con Izquierda Unida, ¿cómo comenzó su andadura en este partido?

Desde chiquitita he estado implicada políticamente, por una parte por familia pero también por el contexto en el que vives. Aunque no seamos muy conscientes todo lo que haces en la vida es política, cuando decides ir a comprar la barra de pan a un supermercado en lugar de a la panadería eso ya es política. ¿Por qué mi compromiso con IU y no con otro partido? Pues posiblemente tiene que ver mucho el entorno pero también porque IU siempre ha estado muy articulado y muy vertebrado con el tejido social, con las asociaciones de vecinos, con los sindicatos. De ahí esa vocación de aunar diferentes partes, no ha sido un partido clásico, ha sido siempre la suma de muchas pluralidades y creo que esa ha sido la parte que más me ha gustado.

¿Cómo vivió el surgimiento de Podemos?

Podemos nace con una fuerza extraordinaria, parte de cero, canaliza bien una situación de indignación y da un salto que yo lo valoro muy positivamente pero eso no significa que a IU le fuera mal. Hablamos de las elecciones al Parlamento Europeo de 2014 parecía que IU había perdido y pasa de medio millón de votos a un millón y medio, pero a la organización le entró una especie de presión. Posiblemente cuando generas la expectativas en la luna y te quedas a mitad de camino te das cuenta de que no has cubierto la expectativa pero la realidad es que IU estaba en una posición muy positiva, triplicó los votos y la representación y deberíamos haber trabajado de igual a igual con Podemos y no habernos dejado arrastrar por esa cierta melancolía.

¿Coaliciones sí o no?

Soy partidaria de establecer coaliciones electorales con otras fuerzas, creo que para ganar a la derecha en este país hay que hacer un frente amplio con toda la izquierda, el que piense que vamos a sacar a la derecha sin tener una unidad del espectro de la izquierda creo que se está equivocando mucho. Soy partidaria de coaliciones electorales pero cada uno con su programa, y saber cada uno cual es su espacio. Creo que ya estamos saliendo de la melancolía y estamos en una posición de coalición electoral.

¿Ha dejado de ser sindicalista para convertirse en política?

Ser sindicalista es una condición que no se puede abandonar, haciendo un símil aunque no me gusta el fútbol, es como ser de un equipo. El sindicato no se abandona, se le critica mucho pero gracias al sindicalismo en este país se consiguen y se mantienen derechos, ser sindicalista se lleva en la piel, no puedo evitarlo, en realidad muchos de los trabajos que hago están muy vinculados con el mundo sindical.

¿Qué ocurrió para que cambiara el sindicato por el Parlamento?

Yo he estado afiliada a Izquierda Unida prácticamente desde que se constituye y siempre he tenido una cierta actividad política, es verdad que en alguna ocasión se me había ofrecido ir en alguna lista pero nunca lo viví como algo que me resultara atractivo. Me gusta la política nacional pero el tema de Europa siempre me ha interesado muchísimo porque aunque se ve con mucha lejanía, Europa es quien determina y marca las directrices y el camino. Así que cuando me propusieron ir en las listas acepté, fue en un momento de mi vida en el que dije a lo mejor un cambio no está mal. Pensé que podía ser una experiencia valiosa y la verdad es que ha sido así.

Cuente lo que más le está gustando de esta experiencia.

En el plano personal es una vivencia desde luego innegable y la valoro mucho, para mí este paso por Europa ha sido una experiencia positiva. Venía con un cierto escepticismo y lo que más me ha gustado ha sido descubrir que desde Europa se pueden hacer más cosas de las que pensaba. Europa es un gran altavoz para lo que sucede en los estados, a lo mejor no resuelves el problema de forma inmediata como sucede en el sindicalismo pero se amplifica y visibiliza las dificultades o problemas y te obliga a buscar vías de solución.

¿Lo peor del Parlamento Europeo?

Tal y como está configurado en el modelo europeo queda muy poco de los parámetros de modelo social en el que algunos hemos creído. No solo no hemos sido capaces de trasladar nuestro modelo social sino que lamentablemente lo que hemos tenido ha sido un retroceso en los derechos sociales y libertades y estamos ahora mismo en una Europa determinada por las finanzas, por la economía, que no pone ningún énfasis, ninguna medida real en apostar por esa Europa social que tanto necesitan los ciudadanos. La realidad está en la calle, el avance de la extrema derecha, la desafección de la ciudadanía hacia Europa o el crecimiento del sentimiento eurófobo. Creo que la percepción, posiblemente real, que se tiene de Europa es que no da respuestas a los problemas que tienen los ciudadanos.

Usted es miembro de la comisión de Industria, Investigación y Energía, ¿qué temas destacaría de los tratados actualmente?

Lo más interesante que tenemos ahora sobre la mesa es el paquete de invierno. Aquí entrarían las energías renovables y la eficiencia energética. Estamos negociando la futura directiva de energías renovables.

¿Por qué cree que no se termina de apostar por este tipo de energías?

No hay voluntad política. Se reciben unos ingresos enormes por parte de las eléctricas. Hay unos precios de la electricidad que no se corresponden con el coste, en ese sentido lógicamente las grandes compañías eléctricas no tienen ningún interés en que el precio se ajuste al coste de la energía. La apuesta por las energías renovables podría abaratar el precio, se podría fomentar el autoconsumo y las cooperativas de consumidores pero no hay voluntad política para hacerlo.

¿No hay voluntad política en España o en Europa?

Fundamentalmente en España aunque hay también otros países en esta situación como Polonia, el caso de España es el más paradigmático dado que tenemos unas condiciones extraordinarias para poder vivir y desarrollar nuestras energías renovables. Es curioso que países como Alemania o los países nórdicos tengan un desarrollo de energías renovables mucho más alto del que tenemos nosotros. Esto es llamativo y lo hemos visto cuando hemos votado en el Parlamento la propuesta de directiva, el PP español fue el único dentro de su grupo junto con los polacos que votó en contra de que se retirara el impuesto del sol.

¿Qué temas destacaría en relación a Industria?

He estado trabajando en el conocido como paquete digital, todo lo que está vinculado a la digitalización de la industria y los nuevos modelos laborales por decirlo de alguna manera. Cada día más hay una gran parte del trabajo que está robotizado, hay una nueva fórmula de entender los marcos de consumo y por tanto de producción. Los nuevos productos están muy vinculados a los deseos de los consumidores. Una empresa produce mucho en relación a los intereses que tiene o que puede tener un sector de los consumidores. Cada vez más se tiende a hacer productos muy personalizados y eso necesita una buena conectividad, ágil y que te de la posibilidad de que el deseo del consumidor se transforme en un producto de una forma muy rápida.

Hablemos de la comisión de Empleo.

Lo que más he trabajado fue una opinión muy interesante sobre las condiciones de los trabajadores en las zonas agrarias, un problema que preocupa a toda Europa y la verdad es que dio un resultado magnifico y se sacaron buenas conclusiones para mejorar las condiciones y evitar la despoblación.

No es el caso de Almería.

No, pero si de otras zonas de España, donde la gente se marcha y no da continuidad. En Almería al contrario se ha potenciado el tema agrario, de una forma además innovadora. Yo creo, además, que Almería es la muestra de cómo aplicando elementos innovadores a la agricultura se puede producir un incremento de la producción tremendo. Lo que pasa es que es una situación muy concreta, lamentablemente en el resto de España nos encontramos con zonas rurales despobladas donde es muy difícil fijar población, con escaso número de jóvenes y poca presencia de mujeres o mejor dicho escasa participación de mujeres en tareas reconocidas.

Habla de la agricultura en Almería, un sector que necesita buenas comunicaciones para continuar con su desarrollo.

Estamos viendo que la parte sur del Corredor Mediterráneo se tiene abandonada. Es incomprensible que el gobierno no haya hecho una apuesta decidida por hacer las inversiones necesarias. Hablamos de una zona de España con un gran volumen de producto de exportación y lo hace vía camiones y no vía ferrocarril que no es contaminante y que puede transportar mucha más materia. El año pasado estuve en Almería y tardé en llegar en tren desde Madrid 7 horas y media que viene a ser prácticamente lo que podrías tardar en un vuelo desde Madrid a Nueva York, es incomprensible que un tren tarde este tiempo.

Unas buenas comunicaciones también ayudarían al turismo.

Sí, desde la perspectiva de empleo el turismo es uno de los grandes sectores en España. Ha mejorado sustancialmente y hemos superado el turismo de sol y playa pero me preocupa que nuestro modelo productivo se base solamente en el turismo o en la construcción porque estás teniendo un crecimiento en el sector servicios no en los sectores fundamentales como son la industria o la investigación. El crecimiento que se está produciendo es malo sino va acompañado del incremento de la productividad. Estoy muy preocupada por este sector porque España debe dar un servicio de calidad, no puede ser el turismo "del todo a cien", debe tener profesionales bien pagados y con condiciones buenas, y esto sería un avance.

¿Hay algo que desearía conseguir antes de acabar esta legislatura?

Me gustaría que al final de la legislatura se celebrara el referéndum de autodeterminación del Sahara y también que se cumpliera a rajatabla la sentencia del tribunal de justicia de la UE que determina que el territorio del Sahara es independiente de Marruecos y por tanto los recursos que se generan son para la población del Sahara, si eso se produjera sería una mujer muy feliz.

¿Estará en las nuevas listas electorales del próximo año?

2019 está muy lejos, cerca para el trabajo pero lejos para tomar decisiones en ningún sentido, no he sentido nunca la necesidad de tomar decisiones muy anticipadamente. Nunca he perdido mi vinculación con mi empresa, tengo mi puesto de trabajo y esto me da mucha libertad para tomar decisiones, por lo tanto cuando llegue 2019 ya veremos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios