La entrevista | PILAR AYUSO. Eurodiputada del Partido Popular Europeo

"Me he pateado muchísimos invernaderos de Almería"

  • "Las batallas que no das son las que pierdes y yo procuro darlas todas"

  • La popular afirma que "destacaría el afán emprendedor y el espíritu emprendedor de la gente de Almería"

Pilar Ayuso Pilar Ayuso

Pilar Ayuso

Ingenieraagrícola y diplomada en Comunidades Europeas, Pilar Ayuso ha encontrado en el Partido Popular el lugar idóneo para compaginar sus dos formaciones, por un lado como diputada en el Parlamento Europeo y por otro defendiendo los intereses de la agricultura española. Comenzó su andadura política en 1981como secretaría de la comisión nacional de Estudios de Agricultura del partido y en 1999 llegó a la Eurocámara, aunque antes formó parte en España del equipo de la ministra de Agricultura, Loyola de Palacio. Ahora en esta última parte de su cuarta legislatura en la institución europea tiene nuevos retos que conseguir en las comisiones de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria e Industria, Investigación y Energía.

Usted es una de las eurodiputadas más veteranas de la delegación española del Partido Popular.

Así es, soy la segunda más veterana después de José Ignacio Salafranca que lleva 5 años más que yo aquí, en el Parlamento Europeo.

Es su cuarta legislatura en el Parlamento Europeo, ¿se acuerda de como entró en política?

Sí, claro que sí, me casé muy joven y mis hijos en 1981 ya estaban en el colegio y no me necesitaban tanto, así que cuando el diputado de Alianza Popular en Cuenca Pablo Paños me animó a trabajar y colaborar, acepté. Fui secretaria de la comisión de estudios de Agricultura del partido, iba al partido, trabajaba, hacía papeles, en el 82 fui muy activa en la campaña electoral porque éramos pocos y siempre estuve vinculada al partido pero tampoco tenía yo grandes ambiciones de ser una política clásica, a mi me ha atraído de la política el trabajo que se hace detrás del telón.

Al final ¿ha sido una política clásica?

Yo creo que no, he trabajado mucho para mi partido. Hay que hacerlo, hay mucha gente como yo, que trabaja y no da la cara pero al fin y al cabo las personas que están dando la cara en política necesitan equipos que trabajen mucho. Soy la primera que llega a mi despacho y la última que me voy, pero es que hay trabajo no vienes a hacer crucigramas y cuando te vas a casa tampoco descansas estás todo el día enganchada, pero bueno las cosas son así. Si tú piensas que vas a hacer solo lo que está en un escaparate, poco haces.

¿Cómo fue su salto a la política activa?

En 1986 empezaban a entrar mujeres en las listas y el entonces secretario general Jorge Vestringe me dijo si quería ir en las que se estaban preparando para el Congreso. Acabábamos de entrar en la UE y le dije que prefería las elecciones europeas del año siguiente y aunque fui en las de Europa no salí elegida, pero no hay mal que por bien no venga, cuando ganamos las elecciones en 1996 Loyola de Palacio me llevó con ella de directora general de Alimentación. Yo que venía del mundo de la investigación, aprendí mucho de lo que es la industria agroalimentaria y la empresa agraria porque no es lo mismo estar en un laboratorio viendo los virus de las plantas que en un despacho de la administración a alto nivel.

Y la llegada al Parlamento Europeo se produjo en el año 1999.

Sí y aquí he trabajado mucho en el área de Agricultura. Me ha servido todo el trabajo realizado con anterioridad pero también he aprendido a negociar y a tratar de llevarte el ascua a tu sardina. Aquí la labor es dura, no solamente negociar y buscar acuerdos con otros grupos políticos sino también dentro de tu grupo político porque claro desde Laponia hasta Canarias hay mucha distancia y muchas diferencias.

¿Usted ha estado siempre ligada a los temas agrícolas?

Así es, y aunque en este momento en el Parlamento Europeo no esté en esta comisión, sigo todo lo relacionado con la agricultura, es mi profesión y es lo que he hecho toda la vida. Mi padre era ingeniero agrónomo, soy hija y nieta de agricultores.

Entonces, ¿no le resultará extraña la agricultura de Almería?

En absoluto, recuerdo cuando estaba en investigaciones agrarias y trabajaba sobre centenares de plantas, me he pateado muchísimos invernaderos de Almería, muchos invernaderos de El Ejido.

¿Qué destacaría de esta provincia?

Destacaría el afán emprendedor y el espíritu emprendedor de su gente. Hay que ver que Almería, aunque es una zona maravillosa, realmente no tiene recursos naturales, no tiene ni agua, sin embargo se ha convertido en la huerta de Europa. Lo decimos así de una manera un poco frívola, pero es verdad, es increíble lo que ha hecho el Levante español con gotas de agua. Hay que ver como con dos gotas de agua te sacan una tonelada de tomates, es impresionante, realmente es impresionante.

Además del tema agrícola sus lazos con Almería van más allá, ¿no es así?

Sí, mi marido es catalán pero su padre fue un inmigrante de Almería en Cataluña y tiene familia en Vera. Yo he ido alguna vez, tengo en mente el restaurante Casa Carmona, que hacen unas papas colorás que están buenísimas, o las sardinas y almejas en la playa de Garrucha.

Con un marido catalán y con un puesto político de responsabilidad seguirá muy de cerca todo este tema.

Confío en que los catalanes, que son gente con sentido común, sean conscientes de que no se puede vivir contra la ley. Todos estos movimientos tocan más el sentimiento que la razón y tienen unos eslóganes muy emocionales, sin explicaciones, sin contenidos, sin análisis y arrastran gente y ….es lo que hay.

Usted que cree en Europa, ¿cómo ve que haya eurodiputados españoles independentistas?

No lo comprendo, después de estar aquí viendo lo que es Europa, conociendo la historia de Europa que ha sido una víctima de los nacionalismos. Yo tenía una abuela que decía cada uno vive en su equivoco.

Aparentemente entre los eurodiputados hay buen entendimiento.

Somos muy educados, nos llevamos bien pero cada uno defendemos los intereses de nuestro país, al menos yo me considero una defensora de España y de los intereses de España y estoy trabajando en dos comisiones en las que se mueven muchos intereses.

Durante estos años en el Parlamento Europeo; ¿nota que se ha cambiado la manera de trabajar?

Bueno, las negociaciones son cada vez más difíciles, hay muchos intereses, la crisis económica ha hecho que todos en general y sobre todo los países que antes eran más altruistas y pensaban más en cooperar, en ser solidarios, sean cada vez menos y también la entrada de todos los nuevos países ha cambiado un poco la envolvente que tenemos. Lo más complicado en el Parlamento es cuando las negociaciones se ponen difíciles para obtener cosas pero las batallas que no das son las que pierdes y yo procuro darlas todas.

Una de esas últimas batallas ha estado relacionada con la agricultura ¿habrá seguido todo lo relacionado con la aprobación del Glifosato?

Sí, claro, se habla mucho del glifosato y yo he hablado también. Precisamente la comisión ha sacado ya la respuesta a la iniciativa ciudadana que hubo con recogida de muchas firmas. Pero como yo les decía a estos grupos que la han presentado, que en su vida han pisado el campo, si yo me voy a la Puerta del Sol o delante del Coliseo de Roma o delante de la Cibeles en Madrid y digo a la gente que el glifosato es veneno y pido su firma para que lo retiren, la gente firma aunque no sepa lo que es el glifosato pero … ¡hay que ser un poco más consciente!

¿Quiere decir que ha faltado información?

De entrada, todos los informes dicen que en humanos no es cancerígeno, lo único que ha sacado el centro de investigaciones de la Organización Mundial de la Salud es que a determinadas dosis produce cáncer en ratones, pero claro, hay que ver las dosis a las que se utiliza en el campo. Ese mismo instituto también ha dicho que la carne roja es cancerígena pero depende de las cantidades, ¡es increíble!, pero bueno la comisión ha ampliado la utilización del glifosato 5 años más y además ha hecho un informe en contestación a esta iniciativa ciudadana que señala que no es cancerígeno.

Hábleme de sus objetivos como eurodiputada en esta última etapa.

En este momento entre mis objetivos está llevar a buen término el reglamento de bebidas espirituosas, soy ponente y por ahora va bien encaminado. A España le importa mucho porque tenemos una vía espirituosa que es muy importante, es el brandy de jerez que es muy peculiar por su sistema de elaboración de soleras y espero que salga bien.

El Parlamento Europeo es para usted…

La sala de máquinas de la gran sala europea.

¿Europa?

Es la casa común de todos, es una casa un poco desordenada, pero bueno… ahí vivimos.

¿España?

Para mi es lo mejor del mundo.

¿Ha sido una adelantada en su tiempo?

Quizás, no lo se. La verdad es que tuve un padre que siempre pensó que las mujeres teníamos que tener los mismos derechos que los hombres. A los 18 años me saqué el carnet de conducir cuando nadie conducía en Ciudad Real, imagínate Ciudad Real lo que era entonces. Luego me animó a estudiar ingeniería y tuve que sacar una notas buenísimas porque ser mujer y meterte ahí, tenías que trabajar mucho y la verdad es que entonces éramos más machistas que ahora.

¿Recuerda su momento más duro?

A nivel personal y dentro del ámbito del Parlamento acaban de cumplirse 11 años de la muerte de Loyola de Palacio, ese fue un momento muy duro, luego ha habido otros. Recuerdo que en los atentados de Nueva York del 11 de septiembre estábamos en la comisión de Medio Ambiente y fue un momento difícil, nadie se lo esperaba, poco antes había sido el atentado de Atocha, que también nos pilló en Estrasburgo en una sesión plenaria, pero a partir de entonces yo creo que el mundo cambió y aquí se nota.

¿El mejor momento?

Hemos tenido muy buenos momentos, cada vez que consigues algo difícil es un gran momento. En el último pleno en Estrasburgo la entrega del Premio Sájarov a la libertad de conciencia a la oposición democrática venezolana fue un momento muy emotivo.

¿Volvería a ser eurodiputada?

Mientras tenga las fuerzas que tengo y me guste tanto como me gusta, no me importa, pero depende de que a mi partido le parezca oportuno.

¿Qué ha dejado en el camino?

Pues en el camino dejas el tiempo que no pasas con tu familia, pero nada más, lo demás compensa todo.

Dígame su deseo para el año que acabamos de comenzar.

Que tengamos paz, salud y que las cosas vayan marchando porque esta época es un poco turbulenta y desearía que todo el mundo piense un poco más en los demás, vivimos en una época de un egoísmo sin límites.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios