La procesionaria regresa y media provincia lucha para erradicarla

  • La sequía y altas temperaturas de los últimos años hacen que se reproduzca con facilidad

  • Localizadas en la capital, Huércal de Almería, casi todo elLevante, Nacimiento y Poniente

La procesionaria por sí sola no mata a los pinos pero puede hacerlo junto con enfermedades y épocas de sequía. La procesionaria por sí sola no mata a los pinos pero puede hacerlo junto con enfermedades y épocas de sequía.

La procesionaria por sí sola no mata a los pinos pero puede hacerlo junto con enfermedades y épocas de sequía.

La provincia de Almería suma un lustro con escasas precipitaciones, las más escasas de la útima década. Y, al mismo tiempo, un clima que provoca que las estaciones templadas se alarguen en el tiempo. El verano gana espacio y, por tanto, sus temperaturas características. Y eso trae consigo una serie de modificaciones en el ciclo de vida de las plantas y, también, en el de los animales.

La Sierra de Los Filabres mira acomplejad cómo las plagas convierten en marrón lo que siempre ha sido verde. Los pinares pierden su color y muchos de ellos comienzan a morir.Este es el pulmón verde de la provincia, pero no es el único punto afectado. Va mucho más allá, afecta de norte a sur y de este a oeste. En Roquetas de Mar se ha localizado procesionaria en Agualduce y la Urba, en la capital en el Barrio de San Luis y zonas colindantes, en El Ejido se han puesto en marcha un Plan Biológicoy en Huércal de Almería se realizan podas y talas en pinares para evitar que se siga expandiendo. En la Comarca del Nacimiento ya hay zonas de pinares que agonizan e incluso hasta en zonas con menor vegetación como Macael u Olula del Río han hecho acto de aparición.

En localidades como Huércal de Almería se realizan talas podas para en árboles

Es un proceso lento que ya comienza a mostrar sus primeros resultados. El aumento de la temperatura media del clima y la falta de precipitaciones es problema y a la vez consecuencia, pues da lugar a 'invitados' que años atrás aparecían durante sus meses habituales y se marchaban, como la procesionaria, pero ahora alargan sus estancias debido a que el clima acompaña a sus característica de vida, caso de la procesionaria. Las repoblaciones de la provincia (un 85% de toda la plantación de pinar que existe), la sequía y, durante los últimos años, unos inviernos con temperaturas suaves les están viniendo como anillo al dedo; anticipan y alargan su reproducción.

La Universidad de Córdoba acaba de corroboró una percepción cada vez más evidente, uno de los elementos que más está sufriendo el llamado cambio climático es el pino. Investigadores esta universidad relacionan la mortandad en dos especies de pino en Almería con el cambio climático y la reducción de la disponibilidad hídrica en masas artificiales. Para comprobar cómo de veloz está afectando el incremento de temperaturas y el descenso de precipitaciones a las masas forestales, los investigadores del Departamento de Ingeniería Forestal evaluaron la situación de los pinares más al sur de Europa, los que se encuentran en la provincia de Almería . En la sierra de los Filabres , colindante con la provincia de Granada, existen bosques de pino silvestre (Pinus sylvestris) y pino salgareño (Pinus nigra). La directiva europea de uso sostenible de los productos fitosanitarios prohibe desde 2012 en España llevar a cabo fumigaciones aéreas salvo casos excepcionales, así que las administraciones regionales no pueden aprobar planes contra la oruga procesionaria.

De ahí que desde la delegación de Medio Ambiente de la Junta hayan confirmado a Diario de Almería que no hay previsto ningún tipo de trabajo al respecto. La prohibición legal está justificada porque la aplicación aérea "puede causar efectos negativos significativos en la salud humana y el medio ambiente", según recoge la directiva europea de uso sostenible de estos productos redactada en 2009. El texto indica que esta pulverización "debe prohibirse" de forma general, acotando bastante la posibilidad de utilizarse en casos de especial necesidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios