El reportaje

La real fábrica de Fuente Victoria

  • En 1751, según el Catastro de Ensenada, "las personas que están ocupadas en la Fábrica y Fundición de el Plomo" de Presidio son 28, a quienes "se les regula una utilidad y producto" muy variable

EL 7 de junio de 1791 Leonardo Morales y Valdivia, cura de Presidio (Fuente Victoria), informa a Tomás López que en el pueblo "hay fábrica de plomo y tan antigua que del todo se ignora su principio".

Si bien, ya venía haciéndose, es especialmente en el siglo XVIII cuando se fomenta la industria mediante la intervención directa del Estado en la actividad productiva, buscando privilegios de comercio y de disposición de recursos, en función, entre otros, de dos intereses preferentes: abastecer el mercado interior y satisfacer necesidades militares: fábricas de pólvoras y salitres, fundiciones artilleras y metálicas, como las de plomo fundamental para la elaboración de municiones.

En 1751, según el Catastro de Ensenada, "las personas que están ocupadas en la Fábrica y Fundición de el Plomo" de Presidio son 28, a quienes "se les regula una utilidad y producto" muy variable, en función de su cualificación profesional, pues va de 100 a 2.000 reales.

En la Playa Grande de El Estartit, Bajo Ampurdán (Gerona), lugar abierto y batido fuertemente por las olas y los vientos del norte y sur y los temporales que frecuentemente los acompañan, en septiembre de 1996 se descubrió el cargamento de plomo de un barco que naufragó muy cerca de la costa, y a siete metros aproximadamente de profundidad. Este hecho, junto con las circunstancias expuestas sobre el medio físico, han hecho que de la embarcación sólo se conserve una parte del cargamento.

El Centro de Arqueología Submarina del Museo Arqueológico de Cataluña en Gerona, bajo la dirección de Javier Nieto, pudo recuperar 165 lingotes de plomo, cuyo peso por unidad oscila entre 35 y 45 Kg. de peso, que sumaban un total de 6.500 Kg. de este metal.

Los lingotes, de sección semicircular, presentan características semejantes, 65 cm. de largo por 12 de ancho, anverso plano y reverso redondeado. Llevan grabadas varias marcas, unas con números romanos, hacen referencia a controles de peso, y otras árabes indicarían el fundidor.

Todos los lingotes presentan la inscripción: "Presido". Indudablemente se asignan a la "Real Fábrica y Fundición de Plomo" de Presidio.

Simón de Rojas Clemente visitó Presidio en 1804 y recopiló, con destino a su Historia Natural del Reino de Granada, interesantes datos sobre su Real Fábrica de Plomo:

"La fábrica de Canjáyar y la del Presidio llevan a Almería el plomo, y la de Turón a Adra.

La Fábrica de Plomo del Presidio da anualmente hasta 300.000 arrobas y funde plomo de mina que saca cada mes 75.000 u 80.000 arrobas.

Las fábricas de plomo de Andalucía, llenas de metal sin salida, estuvieron por esto paradas desde el año 1781 hasta el presente. Con la rebaja que se ha hecho en su precio ha logrado ser preferido en el comercio al plomo inglés; así es como se van sacando los tres millones de arrobas que había en los almacenes del Presidio, por un camino carretero que se acaba de abrir hasta Almería.

En El Presidio se funde alcohol de mina (galena, mineral de sulfuro de plomo) que entrega cada día mil arrobas y no más porque no hay espacio ni tiempo para sacar más; en El Presidio se entregan cada mes de sesenta a setenta mil arrobas de alcohol.

El Rey paga a cinco reales y cuartillo la arroba de alcohol y ahora tres cuartillos más, a los que le traen de Sierra de Gádor, por la conducción, que ya no podía hacer ahora con tan poco abono.

Las minas de que se saca alcohol en Turón estaban casi todas ya abiertas por los antiguos, lo mismo vale de las de Sierra de Gádor, pero en El Presidio hay muchas nuevas.

En las fábricas están acabando de fundir todo el que queda hasta que Dios y el Rey quieran.

Turón fue el que antes daba más plomo, que fue disminuyendo, pasó la abundancia a Canjáyar, donde cesó ya y se lo traen para fundir del Presidio, donde ahora está la fuerza".

En el escrito de Simón de Rojas Clemente se detecta que los mineros tenían como comprador del material extraído a las fábricas nacionales, las cuales imponían el precio de compra; muy pronto el mineral de plomo sobrepasará la capacidad de fundición de los establecimientos reales, aparecerán los stockes con sus temibles consecuencias: en 9 de agosto de 1807 una circular de la Junta General de Comercio, Moneda y Minas prohibía la explotación de las minas de alcohol hasta consumirse los géneros "plomizos" existentes en las fábricas de Linares y la Alpujarra.

El monopolio, en los dos primeros decenios del siglo XIX, se mostrará incapaz de encauzar el incremento productivo y responder a la creciente demanda exterior de plomo.

Con más buena intención que efectividad se pretendió adecuar las instalaciones, así el 31 de julio de 1807 aparece un reglamento para las fundiciones y minas de plomo del Reino de Granada, sin embargo, los intentos reformistas se vieron truncados por factores tanto internos como externos, siendo la Guerra de la Independencia uno de los más impactantes. El 26 de agosto de 1814 se requiere al ayuntamiento de Presidio para que informe "de la conducta política, servicios y adhesión de empleados en las Reales Fábricas de Plomo y Municiones de este pueblo, al gobierno intruso durante su dominación".

En 1817 se vislumbra el fin del estanco del plomo y la libertad de su comercio, pero la Real Fábrica de Presidio continua acaparando el mineral y funcionando a cargo del Estado hasta 1823. En estos años y los siguientes se encuentra ampliamente superada por la iniciativa privada, se arrendará, cesando prácticamente en su actividad el año 1839, en un avanzado estado de deterioro.

El Nomenclátor de Población de 1860 reseña la casa abandonada de la "Fábrica del Rey" a 0,6 km. del pueblo.

Aparte del objetivo militar muy claro, el plomo era esencial para la fabricación de municiones, cabe plantear otras posibles implicaciones de la Real Fábrica de Presidio: ¿sirvió en algunos momentos de estímulo y ejemplo a la iniciativa privada?, ¿pudo cumplir ciertas funciones instrumentales de transmitir tecnología y adiestrar mano de obra?

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios