Una gran carpa solidaria para adornar la Navidad en la Plaza Mayor

  • Está destinada a familias y funciona como ludoteca. La asociación Murgi ofrece talleres, juegos y manualidades

Acercarse a la Plaza Mayor de El Ejido estos días es adentrarse en un marco mágico en el que la Navidad está presente en cada rincón y atrae a la participación de padres e hijos en numerosas actividades. Y es que no sólo el amplio y variado mercado navideño o los hinchables que se ubican en la Plaza son un reclamo, sino que la carpa que la asociación de Discapacitados Murgi, destinada a Personas con Discapacidad de El Ejido, y entidad miembro de FAAM, Federación Almeriense de Asociaciones de Personas con Discapacidad, ha instalado en la Plaza Mayor, está siendo un rotundo éxito. Decenas de niños acuden cada día para disfrutar de un rato único en un marco inigualable.

Antes de que finalizaran las clases eran los propios docentes los que organizaron visitas a esta carpa con grupos de escolares, y ahora que la Navidad ya ha llegado, se siguen desarrollando decenas de actividades a diario. Está abierta de diez de la mañana a una del mediodía y de cuatro de la tarde a nueve de la noche. Aunque "está pensada para familias, también funcionamos como ludoteca. Es decir, si los padres tiene que hacer unas compras y quieren dejar a sus hijos disfrutando mientras, nosotros nos hacemos cargo de ellos durante una hora y media, por apenas tres euros", apuntaba la pedagoga de la asociación Murgi, Cristina Maldonado.

Son dos espacios bien diferenciados. Una carpa interior de 100 metros cuadrados, con moqueta en el suelo, para evitar incidentes entre los más pequeños, totalmente acondicionada y cerrada. En ella se han colocado diferentes mesas, un gran árbol de Navidad y un espacio para fotografías navideñas, destinado para que los asistentes inmortalicen su estancia allí junto a Papa Noel y los Reyes Magos, cuando visiten éstos la carpa. Entre las actividades que acoge el interior de este espacio destacan juegos, cuenta-cuentos, teatro de títeres, manualidades navideñas, hechas con cartulina, fieltro y goma, y en las que se crean desde "adornos navideños a broches con fieltro. Todos los materiales han sido donados por distintas empresas ejidenses", apostillaba Maldonado. Y además, se llevan a cabo distintos talleres. De igual modo, existe una carpa exterior, también cerrada y con moqueta, de unos 50 metros cuadrados en la que se hacen los talleres de calle.

Junto a los pequeños siempre hay seis monitores y un vigilante, encargado de velar porque nadie abandone el recinto en un descuido, así como de cobrar las entradas. El precio es de tres euros, y si acuden cinco miembros de una familia sólo pagan cuatro. Los menores de tres años, si van acompañados por un adulto, no pagan y para quienes quieran disfrutar a diario de esta carpa se han creado unos bonos de 12 euros por cinco días. "Esta carpa cumple un doble objetivo. Por un lado dar un toque diferente a la Navidad y hacer que los niños disfruten a diario y por otro recaudar fondos para la asociación", sostenía la pedagoga. Será hasta el próximo 1 de enero, cuando los niños podrán disfrutar de esta carpa tan especial, en la que también se realiza una recogida solidaria de juguetes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios