Los vecinos divididos por las obras de la futura variante

  • Los contrarios al actual trazado están recogiendo firmas para paralizar el proyecto · El paraje por el que pasaría es una zona de esparcimiento y recreo

El municipio de Partaloa cuenta con algo más de 800 habitantes, un pueblo que ha visto como en los últimos cinco años su población se ha multiplicado por dos. Los vecinos británicos que han elegido esta pequeña localidad de la provincia para vivir superan ya a los autóctonos, suponen más del 50% de la población. Su llegada ha sido aceptada por todos con muy buenos ojos. En lo que no se ponen de acuerdo los vecinos es en torno a la polémica suscitada por el trazado de la futura variante de Partaloa, que unirá la autovía de Los Vélez con la del Almanzora.

Hasta que hace unas semanas comenzasen los tramites para las expropiaciones de los terrenos afectados por esta futura carretera, la mayoría de sus vecinos desconocían el recorrido que tendría la vía. Según el alcalde de la localidad, Alejandro López, "la mayoría de nuestros vecinos son personas mayores que no se han interesado por este asunto hasta que han visto las paletas que marcan las expropiaciones y el recorrido de la carretera. Es por esto que es ahora cuando muchos no están de acuerdo".

El proyecto para el acondicionamiento de la carretera A-399, en su tramo Intersección A-334 a Oria que fue aprobado por la anterior corporación, cruza el paraje conocido como La Loma de las Piedras, un paisaje de grandes piedras de arcilla, con una ladera, que sirve a los vecinos de la localidad como espacio para el esparcimiento, para rutas a caballo y donde además muchos poseen sus árboles frutales. Según el alcalde, con el proyecto que se pretende ejecutar "el municipio perdería la zona más bonita que tenemos, sepultaríamos el llamado camino a Albox que recorre a diario el ganado y los tractores. Y un talud de tierra dejaría al municipio encerrado, ya que por nuestra orografía estamos en una especie de hoya, y la variante pasa muy cerca de las viviendas".

Mientras un grupo de vecinos han realizado pintadas en Las Piedras pidiendo ayuda para que no las entierren con la variante y recorren las calles para conseguir firmas y paralizar el proyecto, otros aseguran que con la paralización del mismo conseguirán que finalmente no se haga nada, o que acaben expropiando a otros vecinos, "que a buen seguro tampoco les gustará el recorrido" explicaba una de las vecinas.

Los que quieren un cambio del trazado apuestan porque la variante recorra un camino ya existente, a poco más de 100 metros de la futura carretera, que transcurre paralelo a la misma. López está convencido de que esta es la opción más acertada para que todos los vecinos queden satisfechos, "si la variante se construye sobre este otro camino no sepultaríamos la Loma, y apenas habría que expropiar, ya que sería sobre un camino existente". Tendrá el próximo 26 de junio una reunión con la nueva delegada de Obras Públicas, Alejandra Rueda donde le planteará la situación, "esperamos que la delegada sea sensible a nuestro problema".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios