La Policía busca al Yeyo tras desmantelar su banda de narcos

  • El acusado se fugó en coche a principios de octubre cuando supo que iban a detenerlo

  • Catorce de sus colaboradores, incluido el mecánico naval cartayero L.G.M., han sido arrestados

Comentarios 2

El Grupo 12 de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) Central del Cuerpo Nacional de Policía -en colaboración con la Guardia Civil y la Agencia Tributaria- ha asestado un golpe mortal de necesidad a la organización de tráfico de hachís más relevante del sur de España, liderada por el onubense Sergio Mora Yeyo, viejo conocido de la Policía y de la Justicia y al que ahora se busca. En la macrooperación llamada Siyen-Pastor han caído 14 de sus colaboradores y se han intervenido 5.100 kilos de estupefaciente.

La huida del gran narco

Yeyo llevaba ya varios años fuera de prisión. Disfrutaba en libertad del tercer grado penitenciario y había tomado las riendas de un conocido establecimiento hotelero de Huelva, donde su reinserción parecía haberse hecho efectiva. Pero, a tenor del resultado de las últimas investigaciones policiales, todo era pura escenificación.

Dos años llevaba ya la Udyco siguiéndole la pista en el marco de una operación orquestada por el Juzgado Central de Instrucción 5 de la Audiencia Nacional y la Fiscalía Antidroga. Iba a pisarle ya los talones al inicio del pasado octubre, pero alguien debió alertar a Yeyo, que logró escapar a toda prisa sin que nadie conozca todavía cuál es su paradero.

Las fuentes consultadas por este diario desmintieron que, como trascendió en un primer momento, la huida se produjera en un helicóptero. El Yeyo escapó por carretera, en coche.

El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Huelva le revocó de inmediato el tercer grado del que disfrutaba. Y la Policía Nacional utilizaba ayer -tras el comunicado oficial en el que detallaba la operación Siyen-Pastor- su perfil en las redes sociales Twitter y Facebook para hacer una llamamiento a la ciudadanía: "Desmantelada red de tráfico de hachís. Hay 14 detenidos, pero buscamos a su líder huido en la operación, un empresario onubense conocido como Yeyo. #091 #062 #Wanted". En el mensaje, además, adjuntaba una foto de Mora.

El alijo de 2.700 kilos de hachís intervenido por la Udyco de Huelva en la capital tras interceptar una furgoneta. El alijo de 2.700 kilos de hachís intervenido por la Udyco de Huelva en la capital tras interceptar una furgoneta.

El alijo de 2.700 kilos de hachís intervenido por la Udyco de Huelva en la capital tras interceptar una furgoneta. / h. información

Origen del operativo

La investigación que ha terminado desarticulando la banda de Yeyo se inició hace 22 meses. Los agentes partieron del hallazgo de un alijo de más de 2.700 kilos de hachís, aprehendido por la Udyco de Huelva en septiembre de 2015 tras interceptar una furgoneta que transitaba por el Parque Huelva Empresarial. El vehículo había sido robado en Sevilla y llevaba matrícula falsa, además de un inhibidor de señales y varios bidones de gasolina. Cuando los policías abrieron la puerta trasera del furgón, encontraron 89 fardos de hachís. El conductor se dio a la fuga.

Tres meses más tarde, en diciembre, se produjeron tres detenciones por este asunto: G.R.A., de 56 años, y U.P.P, de 35 años, -ambos de nacionalidad rumana- y el ciudadano español J.M.B.F., de 35 años; todos ellos con antecedentes policiales por delitos contra la salud pública. El ADN fue clave para localizarlos.

Uno de los detenidos, en su declaración, indicó que el organizador del alijo era otro compatriota que trabajaba en el establecimiento hotelero que dirigía Yeyo. También consiguió escapar antes de que lo arrestaran.

La Policía busca al Yeyo tras desmantelar su banda de narcos La Policía busca al Yeyo tras desmantelar su banda de narcos

La Policía busca al Yeyo tras desmantelar su banda de narcos

Las fuentes de este rotativo precisaron que ese alijo en concreto fue introducido por El Rompido y que, desde tierra y con personal cartayero, lo había orquestado todo L.G.M., el mecánico naval que ahora reaparece como máximo colaborador de Yeyo.

Esto situó a los funcionarios tras la pista de una organización dedicada al tráfico marítimo de hachís que distribuía tanto a nivel nacional como internacional y, según ha podido saber este periódico, con ramificaciones en Galicia.

L.G.M.: el lugarteniente

Los indicios de esta primera fase de la operación desvelaron un entramado dirigido por Yeyo en el que se diferenciaban claramente dos estructuras. De un lado, la del propio Sergio Mora, jefe supremo, que se dedicaba a manejar los aspectos estrictamente financieros, recaudando y blanqueando el dinero de la droga y financiando las actividades delictivas. Este diario ha podido saber que en las actuaciones constan imágenes tomadas en un hotel del extrarradio de Huelva en las que se puede observar al mismísimo Yeyo acudiendo en persona (llegó hasta allí en moto) a recoger la recaudación de un transporte de hachís.

La otra rama, la logística, es la que la Policía atribuye al mecánico naval cartayero L.G.M. Éste se encargaba, según los investigadores, de organizar el transporte, el almacenamiento y la distribución de hachís por todo el territorio nacional. Hay que recordar que L.G.M. fue considerado el cabecilla de la banda que centró la operación Mecánico, de la que salió indemne en diciembre de 2012 después de que la Audiencia de Huelva anulara las escuchas telefónicas.

La Policía busca al Yeyo tras desmantelar su banda de narcos La Policía busca al Yeyo tras desmantelar su banda de narcos

La Policía busca al Yeyo tras desmantelar su banda de narcos

La Udyco entendió entonces que el mecánico capitaneaba una organización que daba cobertura a otros narcos para que pudieran alijar a placer en el litoral onubense. Le atribuía incluso el sabotaje del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) de la Guardia Civil de la Torre del Catalán, en El Terrón.

Esta parte de la banda de Yeyo "funcionaba con un estricto régimen paramilitar", según la Policía, y contaba con sofisticados medios tecnológicos para la identificación y seguimiento de vehículos policiales en la zona. Algo parecido ocurrió ya en la operación Mecánico, donde los narcos habían colocado -con la colaboración de integrantes de la Benemérita y de Vigilancia Aduanera- balizas a los coches patrullas para saber su localización en todo momento.

La segunda fase

En la segunda fase de la operación Siyen-Pastor los investigadores tuvieron conocimiento de la infraestructura con la que contaban los narcos, destinada a introducir embarcaciones semirrígidas por el río Piedras, concretamente por El Rompido. Mora contactaba con los proveedores marroquíes y negociaba los términos de los transportes de droga, ofreciendo seguridad y garantías para la llegada de la mercancía a tierra firme.

Posteriormente, L.G.M. se comunicaba con Yeyo a través de teléfonos encriptados o personas que servían de enlace para asegurar la confidencialidad. Una vez dada la orden, los investigados preparaban dispositivos de vigilancia terrestre, marítima y aérea para asegurar la introducción de la droga, en las que participaban hasta 30 personas que se distribuían de forma coordinada en ambas orillas del río Piedras para dar cobertura y seguridad a las embarcaciones cargadas con la sustancia estupefaciente. El mecánico naval, en paralelo, "aprovechaba su profesión para preparar las embarcaciones semirrígidas".

El código en los fardos

Una vez que el hachís llegaba a El Rompido, se procedía a la distribución y a la venta. Para ello, los miembros de la banda recibían un código -desde un teléfono de Marruecos- que estaba también impreso en los fardos de mercancía, con el que se indicaba la cantidad pagada y su calidad: de este modo sabían qué partida de hachís debían distribuir a cada uno de sus múltiples clientes. La última fase consistía en blanquear los ingresos a través de diferentes establecimientos hosteleros, lo que permitía a los miembros de la trama justificar la posesión de inmuebles, vehículos y medios aéreos.

La Policía busca al Yeyo tras desmantelar su banda de narcos La Policía busca al Yeyo tras desmantelar su banda de narcos

La Policía busca al Yeyo tras desmantelar su banda de narcos

Tras investigar a fondo el asunto, los agentes pudieron saber que los investigados planeaban introducir el pasado agosto una gran partida de droga mediante el empleo de una lancha rápida, por lo que se estableció un dispositivo de vigilancia en la desembocadura del río Piedras. Tras detectarse la entrada de la embarcación y su posterior descarga de la mercancía, ésta fue recogida por dos vehículos todoterreno que la trasladaron hasta una finca próxima, momento en el que fueron interceptados por los investigadores. En total fueron incautados 73 fardos de hachís con un peso aproximado de 2.300 kilos.

Aquí fueron detenidos dos de los participantes en el alijo y se recuperaron los dos vehículos utilizados, uno de los cuales había sido sustraído en Málaga.

Detenciones simultáneas

La última fase de la operación, la más reciente y desarrollada entre agosto y octubre, culminó con

once entradas y registros en Huelva y en las localidades onubenses de Cartaya y Almonte, que se realizaron de forma simultánea para evitar la fuga de los arrestados. Yeyo sí logró escapar, como se ha dicho.

Hubo nueve detenidos en total: siete en la provincia (el grueso en Cartaya) y dos en las Islas Canarias. Como ya avanzó este periódico el pasado 4 de noviembre, los arrestados en Santa Cruz de Tenerife fueron la mano derecha de Yeyo, L.G.M., y su mujer, con la que se encontraba allí disfrutando de su luna de miel. Ella ya está en libertad con cargos.

También se intervinieron abundantes efectos, material telefónico, electrónico e informático, embarcaciones, motos de agua, vehículos de alta gama, helicópteros y avionetas, armas de fuego y abundante munición.

A por el 'coca aeroclub'

La organización ahora desmantelada se encontraba gestionando la compra de terrenos para la construcción de un narco aeroclub que les permitiera la introducción de importantes cantidades de cocaína mediante una avioneta adaptada como hidroavioneta.

El propio Yeyo, sin ir más lejos, había recibido clases de vuelo en los últimos años, por si se terciaba el asunto.

Felicitaciones de Sanz

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, felicitó ayer a Policía Nacional, Guardia Civil y Agencia Tributaria por el éxito de la operación Siyen-Pastor. Valoró positivamente la cooperación entre los distintos cuerpos intervinientes que han conseguido dar al traste con "una de las organizaciones criminales más importantes y, quizá, tratándose del liderazgo de uno de los narcotraficantes más importantes que hay en la Península".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios