Familias de urgencia salvan a 71 niños de ingresar en centros de protección

  • Este programa de la Junta logra evitar el internamiento de 252 menores desde 1996

Comentarios 1

Un total de 71 menores de 0 a 7 años han sido acogidos por familias de urgencia dentro del programa que desarrolla la Consejería para la Igualdad y el Bienestar Socialen en toda la comunidad para evitar el internamiento temprano en un centro de protección.

Según informaron fuentes de la Consejería, hasta el pasado mes de agosto han sido acogidos a través de este programa dos menores en Almería; once en Cádiz; siete en Córdoba; 12 en Granada; dos en Huelva; seis en Jaén; siete en Málaga y 24 en Sevilla. Esta cifra supera ya al total de menores acogidos por familias de urgencia en todo el año 2008, cuando, gracias a este programa, se evitó el internamiento en un centro de protección de 62 menores de 0 a 7 años.

En total, según precisaron desde el departamento que dirige Micaela Navarro, este programa ha evitado el internamiento de 252 niños menores de 7 años en centros de protección dependientes de la Junta de Andalucía, recordando que hasta el año 2007 el mismo sólo estaba implantado en las provincias de Sevilla y Cádiz.

Por otro lado, en los dos últimos años, la inversión en el programa de acogimiento en familia ajena se ha ido incrementando con la universalización del Acogimiento Familiar de Urgencia en toda Andalucía. Así, en el año 2007 las subvenciones concedidas a las Instituciones Colaboradoras de Integración Familiar para la realización de dichas funciones ha ascendido a 1,8 millones y en 2008 ha sido de 2,5 millones.

Para los convenios correspondientes al 2009-2010 se ha destinado un total de 2,6 millones, lo que supone un incremento del 4,8% con respecto a 2008.

El acogimiento familiar de urgencia es una modalidad especial de acogimiento simple, que se aplica con niños y niñas con menos de siete años sobre los que hay que intervenir de forma inmediata, a fin de evitar su institucionalización temprana en un centro de protección.

Así, durante un periodo máximo de nueve meses estos menores pasan a formar parte de una familia distinta a la suya propia, que le proporcionará los cuidados necesarios para su desarrollo psicosocial y una atención normalizada, hasta que se pueda proponer la vuelta con su familia de origen o la medida de protección que le sea más adecuada.

La peculiaridad de estas familias acogedoras es que tienen que estar disponibles las 24 horas todos los días del año, porque en cualquier momento pueden recibir una llamada de la Consejería reclamando su colaboración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios