La Junta pondrá en marcha un plan de atención a las víctimas andaluzas de terrorismo

  • En las últimas cuatro décadas 135 andaluces han perdido su vida "en manos de asesinos terroristas", el primero de ellos en marzo de 1971 y el último el pasado mes de agosto

Comentarios 2

La Junta de Andalucía pondrá en marcha un programa integral de actuaciones de atención a las víctimas andaluzas del terrorismo, un plan que aprobará el Ejecutivo autonómico en el primer trimestre de 2009, según ha anunciado hoy el presidente autonómico, Manuel Chaves (PSOE).

Chaves, que ha inaugurado hoy en Fuengirola (Málaga) junto con la alcaldesa de la ciudad, Esperanza Oña (PP), el primer monumento de Andalucía en homenaje a las víctimas del terrorismo, ha adelantado que el programa irá dirigido a los andaluces afectados por actos terroristas cometidos en España y en el extranjero.

Durante su intervención en el acto institucional previo a la inauguración del monumento, el presidente andaluz ha explicado que el plan prevé conceder becas a las víctimas y sus hijos y una mayor atención en materia de Empleo, Salud, Servicios Sociales y Vivienda, así como en asistencia jurídica.

El programa será aprobado por el Consejo de Gobierno antes de que concluya el primer trimestre de 2009, según ha asegurado Chaves, que ha señalado que la intención del Ejecutivo andaluz es que se extienda en un principio hasta el final de la legislatura, "para lo que se destinarán las cantidades presupuestarias adecuadas".

Tanto en el acto institucional celebrado en el Ayuntamiento fuengiroleño como en su intervención en la inauguración del monumento, el presidente andaluz ha abogado por la unidad de todos los partidos políticos para luchar contra el terrorismo y en apoyo a las víctimas "de esta lacra de la sociedad española".

"Vamos entre todos a ganar la batalla contra el horror y contra el terrorismo", ha asegurado Chaves, que ha destacado que el monumento inaugurado en Fuengirola "significa que todos los ciudadanos no estamos dispuestos a olvidar ni a abandonar a todos aquellos que han sido víctimas del terrorismo".

Por su parte, la alcaldesa de la ciudad, Esperanza Oña, ha recordado durante su discurso que España ha padecido históricamente el terrorismo de ETA y más recientemente el terrorismo islámico, y ha destacado que más de 1.200 personas han sido asesinadas en nuestro país "por un capricho injusto, irracional y macabro, sin otro horizonte que la tiranía".

Oña ha indicado que en las últimas cuatro décadas 135 andaluces han perdido su vida "en manos de asesinos terroristas", el primero de ellos en marzo de 1971 y el último el pasado mes de agosto.

La regidora ha apuntado que el monumento de Fuengirola pretende "unificar la unidad de todas las personas buenas en contra del chantaje moral e insaciable, del terror que asesina de forma indiscriminada", así como rendir tributo a todos aquellos que "han fallecido para que tal vez nosotros podamos vivir en libertad".

El acto de inauguración de la escultura ha contado con la participación de María Eugenia Jódar, hija de un policía nacional asesinado por ETA en Bilbao en 1989, que ha recordado que las víctimas del terrorismo "durante muchos años han tenido que permanecer escondidas".

Jódar ha relatado que en el País Vasco "hasta los funerales se hacían de noche y a hurtadillas e, incluso, algunos sacerdotes no se prestaban a oficiarlos".

"No se acostumbren a la muerte y que este monumento no sea también para ustedes", ha pedido la joven a los presentes, a los que ha dado las gracias por no mirar hacia otro lado "y por no olvidarnos".

El monumento inaugurado hoy es el primero de Andalucía en homenaje a las víctimas del terrorismo, y ha sido erigido en el marco del convenio suscrito por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y la Fundación Víctimas del Terrorismo.

El acto ha contado con la presencia de la consejera de Cultura, Rosa Torres, el subdelegado del Gobierno en Málaga, Hilario López Luna, y los cónsules de Estados Unidos, Irlanda e Islandia, así como alcaldes y representantes políticos de otros municipios.

La escultura, creada por Charo García y ubicada en la Avenida de Los Boliches, tiene más de cuatro metros de altura y representa dos manos de mujer que se unen por los dedos en torno a una cuerda anudada y retorcida como símbolo de la ruptura con las ataduras que produce el medio y el terrorismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios