La Junta aspira al mayor consenso en el trámite parlamentario de las leyes locales

  • El PP ve "intervencionismo" e IU que las normas están lejos de las demandas de los ayuntamientos

La Junta aprobó ayer, en su última reunión del año, los proyectos de Ley de Autonomía Local (Laula) y de Participación de los entes locales en los tributos de la comunidad, confiando en que se produzca un "amplio consenso" para su aprobación definitiva en el Parlamento, marcada en el calendario para el primer semestre de 2010.

El principal artífice de estas dos nuevas normas, el consejero de Gobernación, Luis Pizarro, puso de manifiesto que el Ejecutivo "ha cumplido", toda vez que el compromiso era que estas leyes fueran remitidas a la Cámara antes del fin del año. "Se trata de unas leyes de trascendencia histórica", indicó Pizarro, quien resaltó que el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, ha sido el "impulsor personal" de estas normas, que arrastran una legislatura de retraso.

Una vez que la Junta ha hecho sus deberes, Pizarro señaló que ahora le toca el turno a la oposición en el Parlamento. "Es el momento de la responsabilidad", apuntó, recomendando especialmente al presidente del PP-A, Javier Arenas, cuyo partido se ha posicionado "en contra" de las dos normas "sin dar una sola razón", que haga una lectura "sosegada, profunda y tranquila" de los mismos y que, sobre todo, pregunte a sus alcaldes la opinión que les merece las futuras leyes. "Tendrá muchas dificultades para decir que no", apostilló.

Sin embargo, el PP ya adelantó ayer su posición, al considerar "dos burlas al poder local" los dos leyes, en los que "no suponen una transferencia de competencias a los ayuntamientos, sino intervencionismo". Por su parte, IU consideró que los dos textos están "muy alejados" de las "aspiraciones" de los municipios y no descartan una "novilización" para cambiarlas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios