consejo de gobierno

La Junta gastará 59 millones hasta 2020 en reducir la siniestralidad en el trabajo

  • La Estrategia Andaluza de Seguridad y Salud en el Trabajo aborda nuevas modalidades de siniestralidad, como las enfermedades sociolaborales y los accidentes en desplazamientos por el trabajo.

Comentarios 1

El Consejo de Gobierno ha dado e luz verde a la Estrategia Andaluza de Seguridad y Salud en el Trabajo 2017-2020, que con una dotación de 59 millones de euros aborda nuevas modalidades de siniestralidad, como las enfermedades sociolaborales y los accidentes de tráfico in itinere. Esta planificación sustituirá a la anterior Estrategia que se desarrolló desde 2010 a 2015, periodo en el que la siniestralidad laboral experimentó una reducción del 25% en el número de accidentes.

Desde entonces se ha producido un aumento de la siniestralidad laboral en Andalucía, según los últimos datos oficiales, que señalan que en el primer semestre de este año se ha incrementado en un 9%, con 53 accidentes mortales, 16 de ellos por patologías no traumáticas, como infartos, y 10 "in itinere".

El consejero de Empleo, Javier Carnero, ha destacado en la conferencia de prensa posterior al Consejo de Gobierno que uno de los principales objetivos de esta nueva estrategia es "mejorar" la prevención, al tiempo que se recogen acciones "específicas" para abordar los riesgos psicosociales.

El contenido del nuevo plan presta especial atención a la incidencia de los siniestros de tráfico o los debidos a patologías no traumáticas, como infartos o derrames cerebrales, y a aspectos como la atomización del tejido empresarial, con medidas prioritarias dirigidas a las pequeñas y medianas empresas (pymes), que representan el 98% del tejido productivo andaluz.

La estrategia, con 57 líneas de actuación y cuatro grandes objetivos, se desarrollará a través de tres planes bienales, que se aprobarán por el Consejo Andaluz de Prevención de Riesgos Laborales (CAPRL), integrado por la Junta y los agentes económicos y sociales.

El primero de los cuatro bloques de medidas se centra en mejorar las condiciones de seguridad y salud laboral de los trabajadores, garantizar la aplicación de la normativa en las empresas, potenciar el asesoramiento e información y aplicar acciones específicas a riesgos que están cada vez más presentes, como los psicosociales.

Asimismo, se dará prioridad a las acciones relacionadas con la seguridad vial, que actualmente supone un 13% de los accidentes en el trabajo y un 30% de las muertes; el cáncer de origen laboral, y las enfermedades profesionales, sobre todo las musculoesqueléticas, que representan el 60% de todas las comunicadas en los partes.

Las previsiones en este campo se completan con actuaciones de choque en los sectores con mayor siniestralidad, los programas de promoción de hábitos saludables en las empresas y la investigación de los accidentes.

El segundo gran objetivo se dirige a mejorar la gestión preventiva en las empresas, sobre todo las pymes y, entre otras acciones, se ofrecerán guías de buenas prácticas y programas de formación, además de incrementar la calidad técnica y la vigilancia de la salud en los servicios de prevención, estableciendo para ello ayudas específicas.

El tercer bloque recoge medidas de mejora de la eficacia del sistema de seguridad y salud en el trabajo, como reforzar el papel de instituciones como el CAPRL o la red de Laboratorios Observatorios del Instituto Andaluz de Prevención de Riesgos Laborales, la coordinación de los agentes que actúan en la materia, la investigación sobre los riesgos y la realización de encuestas y estudios.

La estrategia se completa con programas para consolidar la cultura preventiva en la sociedad andaluza y de divulgación y concienciación, así como acciones específicas en centros docentes y campañas en medios de comunicación y redes sociales.

Esta nueva estrategia "recoge el testigo de la anterior, que ha tenido unos resultados muy satisfactorios", ha asegurado el consejero, que ha relacionado el "repunte" de la siniestralidad en los últimos meses con la recuperación de la actividad económica.

Por ello, ha incidido en la necesidad de actuar sobre el tejido económico, mediante la "fórmula del diálogo social" porque se trata de "una lucha de todos", a la que la Junta pretende que se sume la sociedad en su conjunto.

"Sólo así podremos terminar algún día esta batalla de manera definitiva", ha recalcado Carnero, que ha apostillado: "Hemos estado a la altura de lo que se nos solicitaba porque necesitamos una herramienta adaptada a la nueva realidad".

El acuerdo aprobado hoy por el Consejo de Gobierno se produce después de que se haya pronunciado favorablemente el Consejo de Prevención de Riesgos Laborales y de que la nueva estrategia haya superado el trámite de información pública. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios