La Junta insta a Margallo a activar el foro sobre Gibraltar

  • Jiménez Barrios critica que el Gobierno no haya convocado esta mesa desde su formación en octubre

Comentarios 1

Hace casi seis meses -el 14 de octubre de 2013- de la reunión en el Palacio de San Telmo de la presidenta del Ejecutivo andaluz, Susana Díaz, con el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, en el que se configuró un esquema de trabajo cuatripartito para abordar, al margen de la cuestión de la soberanía, los asuntos relacionados con Gibraltar y el modelo de convivencia cotidiana a un lado y otro de la Verja, una cita convocada, además, al calor de la resaca de la profunda crisis diplomática con el ministro de la Roca, Fabian Picardo. Sobre el papel, y según anunció el propio Margallo y el consejero de Presidencia de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, en el foro cuatripartito estarían representados el Gobierno de Reino Unido, el de España, la administración de la Junta y la de Gibraltar, un modelo que vendría a enterrar totalmente el Foro Tripartito impulsado por el Gobierno de Zapatero. Sin embargo nada, en absoluto, se sabe de este foro desde entonces. Razón por la que Jiménez Barrios instó ayer al Gobierno de Mariano Rajoy a constituir y convocar esta mesa de diálogo.

La petición del consejero andaluz se formuló en el marco de la Comisión de Asuntos Europeos del Parlamento andaluz, una mesa en la que ayer compareció también, y a petición de la parlamentaria gaditana Inmaculada Nieto, el Grupo Transfronterizo, un colectivo que representa a asociaciones empresariales y sindicales de Gibraltar y del Campo de Gibraltar.

Estíbaliz Menoyo, portavoz de este grupo, trasladó a la comisión -con mayoría gaditana y, en principio, especialmente sensibles a este asunto- sus quejas por las "insufribles" a ambos lados de la Verja como consecuencia de los controles existentes a la entrada y salida de la frontera, un celo en la aduana que, dijo, no debe ser a costa de la vida y la rutina de "los miles de trabajadores" que tienen en el Peñón su sustento.

Para el Grupo Transfronterizo, "el diálogo y la cooperación" son la "única vía" para la normalización en el tránsito de la frontera, una estrecho corredor que ha llegado a registrar colas "inhumanas" de "hasta seis horas".

Jiménez Barrios, que subrayó el "apoyo institucional del Ejecutivo andaluz al Gobierno de Rajoy en este conflicto, pidió al Ejecutivo central que aporte recursos para "minimizar las colas", que, según sus datos, "están generando pérdida de puestos de trabajo" y de "comercio en la zona". Según el censo de la colonia, 3.600 españoles -fundamentalmente vecinos de la Bahía de Algeciras- cuenta con un contrato laboral en el Peñón; otros tantos forman parte de esa enorme población abonada a la economía sumergida del trabajo sin contrato en una comarca con el 40% de paro.

El algecireño Jacinto Muñoz, parlamentario popular, respaldó la vía del diálogo para resolver este conflicto si bien quiso destacar que las tensiones recientes "se deben a la política de acoso y persecucion de Fabián Picardo a los pescadores de la zona" y defendió el papel protagonista que la Junta desarrolle en este foro. Con todo, Muñoz quiso resaltar una idea que a menudo se olvida: los males de la comarca del Campo de Gibraltar no se resumen ni terminan en las colas de las frontera, que también existieron durante la etapa de Gobierno socialista.

Para el socialista de Alcalá dde los Gazules Luis Pizarro, el problema del contencioso del Peñón es "de fondo" y no se soluciona con "más provocación como respuesta a la provocación", ni alimentando "el odio y el resentimiento", evocó al recordar los 13 años de aislamiento de Gibraltar tras el cierre de la Verja en 1969; ni tampoco, aseguró, "el gran problema del contrabando de tabaco en España pasa por allí".

Para Nieto, "un contexto único" (Gibraltar como último vestigio colonial en el continente europeo), requiere de una "solución también única". Eso que se llama -y se recuerda estos días- consenso político.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios