La Junta intenta con más inspecciones cerrar la huelga del taxi en Málaga

  • La Administración autonómica se compromete a un mayor control de las licencias a VTC

Taxistas de Málaga concentrados ayer ante la Consejería de Fomento durante la reunión de sus representantes con el consejero, Felipe López. Taxistas de Málaga concentrados ayer ante la Consejería de Fomento durante la reunión de sus representantes con el consejero, Felipe López.

Taxistas de Málaga concentrados ayer ante la Consejería de Fomento durante la reunión de sus representantes con el consejero, Felipe López. / juan carlos vázquez

La reunión de los taxistas de Málaga con la Junta consiguió buena parte de lo que los profesionales llevan meses reclamando: más inspecciones para los vehículos de turismo con conductor (VTC) y el compromiso por escrito del Ejecutivo autonómico de empezar a trabajar en ello a partir del 15 de septiembre. Al cierre de esta edición los taxistas celebraban una asamblea crucial, marcada por la división, para dilucidar el futuro de la huelga, que la Junta había intentado cerrar horas antes.

Ya en el encuentro que mantuvieron por la mañana en Sevilla con el consejero de Fomento, Felipe López, la situación ofreció visos de desatascarse. La reunión terminó de manera "satisfactoria", dijo Miguel Ruano, presidente de la Federación Andaluza de Autónomos del Taxi. Pero la Junta "comenzó la reunión no cediendo lo más mínimo". Según Ruano, en un primer momento el consejero dijo que la solución de fondo del problema está "únicamente en manos del Gobierno central".

La principal exigencia del sector es la "retirada inmediata de las unidades VTC no domiciliadas en Andalucía", para que la Junta pueda establecer un mecanismo de control que atestigüe que los VTC pertenecientes a otras regiones no facturan más del 20% de sus beneficios fuera de su propia comunidad. También, con carácter inmediato, solicitaron controlar que los vehículos de turismo privados, tales como los Cabify, no capten clientes en la calle, sino que permanezcan en su base a la espera de la precontratación del servicio.

La Junta se ha comprometido a estudiar ceder competencias en los trámites de expediente de irregularidades cometidas por los VTC. En la actualidad, cuando un policía local multa a un vehículo de turismo sin la documentación en regla, los trámites de esa infracción tienen que llegar al Gobierno autonómico, en un proceso en el que se pierden hasta seis o siete meses. La Junta está dispuesta a ceder esa competencia al Ayuntamiento para que la sanciones los VTC infractores llegue antes.

La Administración autonómica considera también la inhabilitación de licencias a los vehículos de turismo con conductor que superen las tres infracciones, algo que desde el sector se ve con muy buenos ojos. El consejero de Fomento pidió al Gobierno central una legislación que garantice la proporción de un VTC por cada 30 taxis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios