Rajoy minimiza el incidente con Gibraltar porque es "algo normal"

  • El presidente confía en retomar desde hoy las "excelentes relaciones" con el Reino Unido "Tenemos formas diferentes de ver las cosas y alguna vez da lugar a que esto se genere", dice

Comentarios 5

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, mostró ayer un talante conciliador respecto al último incidente diplomático entre España y Reino Unido a cuenta del histórico contencioso de Gibraltar, expresó su confianza en que se aclare en las próximas horas, su esperanza en que no vuelvan a ocurrir este tipo de roces y recalcó las "excelentes relaciones" entre ambos países.

El Ministerio de Exteriores entregó ayer al embajador del Reino Unido en Madrid, Simon Manley, una nota de protesta por la actuación de las embarcaciones británicas que trataron de "obstaculizar" la labor de investigación y protección medioambiental del buque Ángeles Alvariño en aguas españolas próximas a Gibraltar. El embajador británico fue recibido por el director de Política Exterior del Ministerio, Ignacio Ibáñez, según fuentes diplomáticas. Esta llamada se produjo después de que el miércoles el Gobierno británico convocara al embajador de España en el Reino Unido, Federico Trillo, para transmitirle su "grave preocupación" por la supuesta incursión de un buque español -el Ángeles Alvariño- en lo que denomina aguas territoriales de Gibraltar. Esta es la cuarta vez que Trillo es convocado por el Ministerio de Exteriores británico desde que asumió su puesto en mayo de 2012, todas ellas relacionadas con Gibraltar.

En un comunicado, David Lidington, viceministro encargado de Europa en el Foreign Office, indicó que la incursión el martes en aguas de Gibraltar de un barco español de investigación oceanográfica, acompañado por una patrullera de la Guardia Civil, es "ilegal" y supone "una violación de nuestra soberanía".

Sin embargo, fuentes diplomáticas españolas insisten en que lo que el Reino Unido califica de incursión "ilegal" de la embarcación Ángeles Alvariño "no son sino actividades rutinarias" de los buques españoles "en aguas españolas".

Los hechos ocurrieron a las 20:00 del martes cuando, según esas mismas fuentes diplomáticas, el barco Ángeles Alvariño se encontraba en el suroeste de Punta Europa, en aguas españolas cercanas al Peñón, haciendo labores de investigación y protección del medio ambiente.

Entonces se acercaron cuatro barcos -dos de la Armada británica (Royal Navy) y dos de la Royal Police- tratando de impedir la labor del buque, al tiempo que se aproximaron embarcaciones de la Guardia Civil del Mar para auxiliar al oceanográfico. Éste permaneció hasta las 22:15 y decidió abandonar la zona hacia Cádiz.

Desde Bruselas, al término de la cumbre UE-África, Rajoy recordó que en España y el Reino Unido hay "planteamientos diferentes desde hace muchos años" sobre Gibraltar y que sobre este último incidente, hay que esperar a conocer lo que ha ocurrido. "Pero espero que este tipo de incidentes no se vuelvan a producir en el futuro, sobre la base de que tenemos formas diferentes de ver las cosas y alguna vez da lugar a que esto se genere", añadió. Rajoy insistió: "Espero que todo esto se aclare y, a partir de mañana (por hoy), empecemos a hablar de otra cosa en las relaciones España-Reno Unido", que calificó de "excelentes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios