Sanidad aparca la idea del SAS de permitir fumar en locales adaptados

  • Jiménez quiere unificar la prohibición en todas las comunidades · Neumólogos alertan del peligro de flexibilizar esta norma

El Ministerio de Sanidad declinó ayer entrar a valorar la propuesta que ha lanzado la Junta de Andalucía, por la que se permitiría seguir fumando en aquellos locales de ocio de más de cien metros cuadrados que emprendieron las obras de separación para fumadores, una vez que el Ejecutivo central apruebe la modificación de la actual ley antitabaco y que, en la práctica, tendría que prohibir este hábito pernicioso en todos los espacios públicos cerrados.

Fuentes del Ministerio que dirige Trinidad Jiménez, situaron este debate a las aportaciones que los grupos parlamentarios harán a la redacción que el Ejecutivo central presentará sobre la modificación de la actual ley antitabaco.

De igual manera, sostuvieron que el espíritu que su departamento pretende llevar a cabo con esta modificación persigue precisamente entre otros puntos el de "unificar" la prohibición de fumar en todas las comunidades autónomas, en clara alusión a la disparidad que existe actualmente, y según la comunidad de residencia, a la hora de aplicar la actual norma estatal en aspectos como las separaciones físicas en los locales de más de cien metros cuadrados que quieren habilitar zonas de fumadores.

El Ejecutivo andaluz puso de manifiesto que tiene pensado plantear al Ministerio de Sanidad, ante la modificación normativa que se plantea relativa a la prohibición de fumar en todos los locales de ocio, que sí se permita hacerlo en aquellos establecimientos que se adaptaron en su momento a la actual ley antitabaco, pues estos son los que disponen de zonas específicas para fumadores.

Este anuncio ya ha provocado que sociedades científicas tales como, por ejemplo, la Asociación de Neumólogos del Sur, Neumosur, hayan advertido de que los "peligros" que pueda acarrear introducir este tipo de medidas.

Por esta razón, el presidente de esta entidad, Francisco Álvarez, confió ayer en que el Gobierno central rechace finalmente la propuesta andaluza. Para ello, argumentó que la salud pública de las personas "está por encima de cualquier parámetro economicista". Además, Álvarez insistió en que "las medias tintas en este tipo de normas son la antesala de su incumplimiento".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios