El conflicto de las faldas de la clínica de Cádiz llega hoy al TSJA

  • Pascual obliga a las enfermeras del hospital de San Rafael a vestir la prenda

Comentarios 1

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), en Málaga, abordará hoy el conflicto colectivo planteado por Comisiones Obreras contra la empresa Pascual por obligar a las enfermeras y auxiliares a llevar falda. De este modo, la institución autonómica verá hoy el caso y determinará si las profesionales pueden negarse a vestir falda y si el comportamiento de la empresa es discriminatorio.

Esta vía tomada por CCOO, la de optar por el conflicto colectivo como mecanismo jurídico para solucionar la cuestión, ha paralizado la otra vía judicial, la puesta en marcha por la Consejería de Empleo con una demanda ante el Juzgado de lo Social número 1 de Cádiz. Esto ocurre al trasladarse el tema a una instancia superior, en este caso el TSJA, como ha considerado oportuno el sindicato al ser una cuestión que no afecta sólo a la Clínica San Rafael de Cádiz, donde se realizaron las primeras denuncias, si no al resto de hospitales concertados de Pascual en Andalucía.

Las faldas del uniforme de San Rafael originaron un debate que tiene ya ocho meses de desarrollo. El pasado mes de marzo, el comité de empresa de la Clínica San Rafael de Cádiz, representado por Comisiones Obreras, denunció que se había sancionado a varias enfermeras y auxiliares de Enfermería que se negaron a llevar falda y la sustituyeron por el pantalón. Entonces comenzó la lucha contra las faldas de algunas de las trabajadoras de las clínicas de Pascual que desechaban la norma como discriminatoria.

Así lo consideró por su parte la Inspección de Trabajo, que elaboró un informe en que determinó que, efectivamente, existía discriminación por razón de sexo y que propuso imponer una multa de 6.251 euros. La autoridad competente, la Consejería de Empleo, no llegó a pronunciarse al respecto y dejó en manos de la justicia la cuestión, como también hizo de forma paralela CCOO.

Todo este tiempo la empresa Pascual ha defendido su competencia en la elección del uniforme y ha asegurado que no existe ninguna cuestión discriminatoria en dicha elección.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios