La crisis frena la emancipación

  • Un joven debe invertir al menos el 65% de su sueldo en la compra de una casa y un 43% en el alquiler · El paro azota a un tercio de los menores de 25 años · Una web de la Junta asesorará sobre la independencia

Comentarios 5

La crisis se ceba con la población juvenil. No es nuevo. También en época de bonanza, los jóvenes han sido el colectivo más vulnerable a la hora de acercarse al mercado laboral, caracterizada por contratos laborales precarios.

La coyuntura económica afecta al empleo y a las posibilidades de acceso a una vivienda, circunstancias que determinan la posibilidad de emancipación de la persona que así lo desee. Sin trabajo y sin dinero para optar a una vivienda, la independencia del hogar familiar es una quimera. "La crisis está frenando la emancipación", comenta Raúl Perales, director del Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ). Alrededor de un 44% de los jóvenes entre 18 y 34 años, es decir, cuatro de cada diez, está emancipado en Andalucía.

Por población, Andalucía es la comunidad con más parados menores de 25 años. El 39% de los desempleados en esta franja de edad se generaron en Andalucía durante la crisis, en los dos últimos años, hasta situarse en 204.700 jóvenes andaluces en paro, según el último informe regional elaborado por la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (Agett).

El mercado de la vivienda se antoja imposible en estas circunstancias. Para acceder a una vivienda, un joven debería destinar al mes un 64,3% de su salario, según los datos del último Observatorio Joven de Vivienda (Objovi). Málaga, que casi roza el 80%, Cádiz y Sevilla serían las provincias en las que se necesita mayor esfuerzo económico y en Jaén la que menos.

La bajada en el precio de los pisos y la oferta de vivienda protegida ha permitido un descenso de este porcentaje, que el año pasado se situaba en el 77,2% del sueldo que el joven debería destinar a la adquisición de una vivienda.

Para el alquiler el porcentaje desciende a un 43% de media, anota Perales, que destaca la repercusión que está teniendo en Andalucía la renta básica de emancipación que concede el ministerio de Vivienda, un máximo de 240 euros mensuales. En la comunidad, 19.000 jóvenes se benefician de esta ayuda. El objetivo de los planes de vivienda de la Junta, incluidos en una futura ley, comprometerá a las administraciones a que el esfuerzo para acceder a una vivienda en alquiler no supere el 25% de los ingresos de la unidad familiar.

Las dificultades de emancipación no son exclusivas de los andaluces. Perales comenta que, como secretario de relaciones internacionales del Consejo de la Juventud de España, un grupo de trabajo diagnosticó que a la juventud europea le costaba incorporarse a la sociedad como ciudadanos de pleno derecho. Italianos, franceses, alemanes, belgas, griegos. En todos los países se había alargado la emancipación de 30 a 35 años.

Ante esta situación, la educación se consolida como alternativa. "Hay que recuperar la cultura de que la formación es importante para encontrar un puesto de trabajo estable y de calidad. El mayor activo debe ser el capital humano", apunta Perales.

El director del IAJ sostiene que la juventud andaluza tiene que ser la que propicie el cambio del modelo productivo actual, ya desfasado por la crisis. Del ladrillo a a la sostenibilidad, las energías renovables, la biomedicina, el sector aeronáutico o la investigación. ¿Qué carreras recomendar a los jóvenes? "Se deben dar las condiciones para que cada persona estudie lo que quiera, pero estos sectores va a abrir puertas muy atractivas", desea Perales.

Mientras tanto, el IAJ iniciará en los primeros meses de 2010 una acción para informar a los jóvenes andaluces de las medidas de todas las administraciones a las que se pueden acoger, en un portal web de la emancipación. Se activará tras la aprobación del segundo Plan de Juventud, que se denominará plan Gyga al ser una generación nacida al amparo de las nuevas tecnología. La previsión es que cuente con unos 1.800 millones de euros de presupuesto hasta 2013, como el vigente y se perseguirá el apoyo de sindicatos y empresarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios