La posibilidad de volver a excavar en la zona es remota

  • La Junta y Memoria Histórica coinciden en que, si no hay un giro brusco, éste es el punto final

Si la pregunta es si los arqueólogos volverán a Alfacar, la respuesta es que muy probablemente no, al menos a corto o medio plazo. Además de que la Junta ya dejó claro, antes de conocer los resultados definitivos de esta excavación, que no era partidaria de andar excavando aquí y allá, no se manejan datos históricos que sitúen los restos de Federico García Lorca en otro emplazamiento y que sean más fiables que los que ahora sirvieron como argumento para ponerse a trabajar. Por decirlo de otra forma: si no hay un giro brusco en las investigaciones, lo de ahora significa el punto final a las tareas de búsqueda del escritor.

Begoña Álvarez, no obstante, no quiso cerrar la puerta del todo, de ahí que dijera que no estaban "ni abiertos ni cerrados a futuros proyectos". Lo que pasa es que se cuidó de añadir dos detalles: que ahora tienen otras prioridades -Gerena, en Sevilla, y El Marrufo, en Cádiz- y que tampoco hay familiares de personas supuestamente enterradas en esa zona que se lo hayan solicitado a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

Su presidenta en Granada, Maribel Brenes, lo dijo sin ambages: "Habría que retomar la investigación desde cero, revisar los parámetros y volver a estudiarlo todo". Una frase que suena pesimista pero a la que después dio la vuelta diciendo que eso le parecía "un reto".

Al igual que la consejera, Maribel Brenes se negó a calificar el resultado de la excavación que ahora se da por finalizada como un fracaso. Reconoció, no podría ser de otra forma, que resultaron erróneos los datos en los que se basó la comisión de investigación, aportados "por periodistas y hasta por la hermana de Federico García Lorca", pero ahora se abre "una oportunidad para ampliar y retomar la investigación desde el principio".

El principal error, añadió, pudo proceder de la Comisión de Encuestas que constituyó la Diputación Provincial de Granada antes de inaugurar, en el año 1986, el parque de Alfacar que lleva el nombre del poeta fusilado.

Aquella comisión, en la que participaron historiadores y personas que aseguraban haber sido testigos, determinó que el lugar más probable se situaba cerca de unos olivos y peñascos ubicados en la zona. En consecuencia, la Diputación adquirió ese terreno para evitar presiones inmobiliarias.

"No haremos más proyectos de búsqueda en esa zona a menos que familiares de personas nos lo soliciten", zanjó Maribel Brenes, que a renglón seguido confesó que lo que más le dolía, en lo personal, era tener que decirle a los que estaban buscando a sus familiares "que ahora sí son desaparecidos".

Las excavaciones junto al monolito que recuerda a Lorca en el parque que lleva su nombre en Alfacar han sido el resultado, fundamentalmente, de la petición de los familiares de Dióscoro González y Francisco Galadí, fusilados junto a Lorca en la madrugada del 18 de agosto de 1936.

Según las investigaciones que desembocaron en la excavación, junto al poeta granadino fueron enterrados el maestro republicano Dióscoro Galindo y los banderilleros anarquistas Francisco Galadí y Joaquín Arcollás, si bien posteriormente se apuntó a que en ese mismo lugar también podrían haber sido sepultados el inspector municipal de tributos Fermín Roldán y un restaurador granadino, de nombre Miguel Cobo Vilches, que murió un año después.

La excavación, que comenzó el pasado 29 de octubre y ha estado a cargo de cinco arqueólogos, fue decidida por un acuerdo al que el gobierno andaluz llegó con los familiares de las víctimas y la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Granada, después de que se frustrase la investigación sobre los crímenes del franquismo que inicó el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios