Agrobío aprovecha su experiencia y crece en la polinización al aire libre

  • Ha diseñado una línea de colmenas para cerezo, albaricoque, ciruelo, manzano, peral y almendro tras realizar un ensayo en Lérida

Agrobío pisa el acelerador, una pieza que no ha dejado de apretar desde su puesta en marcha en 1995. La empresa que dirige José Antonio Santorromán, líder en España en producción de insectos auxiliares para la agricultura está aprovechando su experiencia y todos los conocimientos adquiridos durante años en la utilización de abejorros en los invernaderos, una tarea en la que es pionera, para posicionarse y consolidarse en el segmento de la biopolinización en los cultivos al aire libre.

La compañía, situada en el centro neurálgico del campo almeriense, en el término municipal de La Mojonera, tras consolidar su liderazgo en la producción de abejorros a escala nacional, incrementando su cuota de mercado gracias a las exportaciones a otros países de la Unión Europea y de la ribera sur del arco mediterráneo, ha dado el salto hacia los cultivos de frutales.

En concreto, Agrobío comenzó hace dos años una colaboración con el IRTA, el Instituto de Investigación de la Generalitat de Cataluña, en sus siglas en catalán, para poner en marcha varios proyectos sobre biopolinización en almendro, con los que se ha medido los parámetros más importantes para lograr un mejor cultivo, con unos valores de productividad que sirvan para impulsar la competitividad de este subsegmento agrícola en el que las principales zonas productoras del país, entre ellas, Almería, están perdiendo terreno por llevar a cabo un sistema agrícola de subsistencia, sin apenas riego y pocos avances técnicos.

En este sentido, desde la empresa almeriense subrayan que cada vez es "más necesario" conseguir una buena polinización en arboricultura al final del invierno, especialmente como consecuencia del escaso número de abejas en esta época del año.

Por ello, Agrobío está desarrollando técnicas encaminadas a dar una respuesta positiva en este aspecto a los profesionales del campo.

Una de sus líneas de trabajo en esta materia es la elaboración de colmenas adaptadas a la biopolinización en cultivos de albaricoque, cerezo, ciruelos, perales, manzanos y almendros.

La principal innovación consiste en utilizar el denominado sistema inversus para maximizar la actividad polinizadora, un acabado exterior resistente a las inclemencias del tiempo y una configuración interna que permite, en poco tiempo, incrementar la fecundación de las flores.

Con unas instalaciones de 15.000 metros cuadrados de superficie donce posee su centro de producción, almacenes, oficinas, laboratorio y área de I+D+i, Agrobío tiene una capacidad de producción de más de 300.000 colmenas de abejorros cada año y desarrolla enemigos naturales de lucha contra las plagas desde 1998.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios