Contentos con el empate

  • Seguros La defensa celeste no pasó demasiados apuros ante un Granada que estaba obligado a ganar Tercera igualada El Poli Ejido ha sumado sólo tres puntos de los últimos nueve posibles

Como frente al Puertollano y el Lucena, el Poli Ejido jugó un partido muy serio, pero se encontró un Granada fuerte en defensa, que también acumula siete jornadas consecutivas sin conocer el triunfo. Como consuelo para ambos equipos queda saber que han mantenido sus porterías a cero gracias a la buena labor defensiva y que el empate deja las cosas prácticamente como estaban.

La acumulación de partidos, entre Liga y Copa del Rey, lo empiezan a notar los jugadores celestes. Quizás faltó la intensidad de otros partidos, sobre todo en la primera mitad, donde los hombres de Lucas Cazorla prefirieron hacerse fuertes atrás y buscar rápidamente alguna contra.

El Granada comenzó con mucha intensidad. Presionó la salida del esférico y tuvo las primeras ocasiones de gol. Ocaña probó fortuna desde lejos, pero su disparo fue desviado a saque de esquina por Valerio. Poco después, lo intentó Óscar Martínez que, sin embargo, se entretuvo demasiado y eso propició que la defensa celeste se le echara encima y abortara la ocasión.

Eran momentos de agobio granadino. Ocaña lideraba el juego de su equipo y Óscar Martínez tuvo una nueva oportunidad, pero de nuevo Valerio repelió el remate del delantero gallego.

El Poli Ejido permaneció agazapado, tranquilo, sin alterarse por la insistencia y el control de su oponente. Los de Lucas Cazorla esperaban, con oficio, a que llegasen sus oportunidades. Los rojiblancos bajaron su intensidad en el último tramo de la primera mitad y se pasó a una fase menos vistosa. Los almerienses fueron despertando en ataque y Jorge Molina dispuso de la mejor ocasión de la primera parte para adelantarse. Sin embargo, Félix Campo estuvo rápido y evitó el disparo del ariete.

Con más soltura arriba se empleó el Poli en el comienzo de la segunda mitad, donde los ejidenses iban a tocar y tocar, ante un un Granada que no se encontraba cómodo en esos momentos. Juli dio el primer susto, si bien su disparo fue atajado por seguridad por el meta granadino. Poco a poco, los locales fueron rehaciéndose y nuevamente iban a hacerse con el dominio del balón. En una de sus acciones de ataque, logró marcar Vicente en el minuto 54, pero la jugada ya había sido anulada al interpretar el árbitro que Sierra había cometido falta antes de centrar al área defendida por el meta Valerio.

Una vez cubierto el ecuador de la segunda mitad, comenzó el carrusel de cambios que iba a provocar que el ritmo decayese. El Granada se volcó para conseguir el tanto de la victoria, pero la defensa celeste no tenía demasiados problemas. Los locales necesitaban los puntos porque su situación clasificatoria es bastante mala, mientras que los ejidenses se daban con un canto en los dientes con un punto que los mantiene en el pelotón de perseguidores del líder Cádiz.

Ocaña, el mejor del partido de largo, lo intentó con dos faltas lejanas en los últimos minutos, pero ya no había fuerzas para más. El gaditano Perdigones Pacheco señaló el final del encuentro y un punto voló merecidamente hacia tierras almerienses.

Ahora, el Poli Ejido tiene una semana para preparar el encuentro frente al Antequera, equipo de la zona media de la tabla, donde los ejidenses tienen que reencontrarse con la victoria y hacer bueno el punto conseguido ayer en el campo de un equipo histórico en horas bajas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios