fútbol liga santander

Tras la Copa, un guión revisado

  • Los 4 puntos que se ha dejado el Barça de forma inopinada tras sus litigios de semifinales devuelven la fe al Atlético

  • El partido entre ambos del 4 de marzo vuelve a parecer clave

Tras la Copa, un guión revisado Tras la Copa, un guión revisado

Tras la Copa, un guión revisado

Que la Copa distrae, y cansa, y perturba, y debilita, es algo empírico. No hay más que ver los daños colaterales que ha dejado en los cuatro semifinalistas. El Leganés se ha dejado cinco de los seis puntos en litigio tras sus dos batallas con el Sevilla por entrar en la finalísima del próximo 21 de abril en el Wanda Metropolitano, y ante dos rivales directos como son el Getafe (0-0) y el Eibar (0-1 en Butarque); los sevillistas fueron laminados en Eibar (5-1) antes de apear a los pepineros y el pasado domingo, si no tropezaron de nuevo ante el Girona en Nervión, fue por la respuesta óptima de Sergio Rico bajo su larguero; el Valencia perdió ante el Atlético (1-0), algo lógico, entre la ida y la vuelta ante el Barça, y mucho tuvo que ver en su victoria ante el Levante la incompetencia del árbitro, Medié Jiménez. ¿Y el Barcelona de Valverde?

Pues el líder, el invicto líder, se ha dejado cuatro puntos con los que casi todos contaban, dos en Cornellà y, sobre todo, otros dos ante el Getafe en el Camp Nou. Como el Atlético de Madrid, apeado de la Copa en cuartos de final por el Sevilla, ha sacado adelante sus dos últimos partidos de Liga ante Valencia y Málaga, ha reducido de 11 a 7 su desventaja con el líder en un par de jornadas. Es un modo de decir que la Liga sigue viva. Al menos hasta ese partido de Liga entre ambos pretendientes, fiado para el 4 de marzo en el Camp Nou. Si los colchoneros llegan a una distancia similar a la actual y dan la campanada en el feudo azulgrana, la emoción volverá en todo su esplendor. Si no...

Ernesto Valverde ha sacado una conclusión muy clara al tiempo que ha dirigido a su equipo hasta su quinta final de Copa consecutiva, lo que ningún club había logrado hasta ahora: que su trayectoria es casi impecable en los tres frentes deportivos de la temporada, pero que todo se puede venir abajo por la acumulación de esfuerzos en las piernas de ese racimo de jugadores top que disfruta. En las últimas temporadas el Barcelona ha sacrificado la profundidad de su plantilla por tener bien pagada a la tropa, y a la primera ocasión en que Messi, Luis Suárez, Rakitic o Iniesta han requerido de una ayuda suplementaria de los Coutinho, Dembele o Yerry Mina, la respuesta ha sido un inopinado tropezón ante el Getafe que inyecta dudas.

El resumen de la primera parte ante el ordenadísimo y disciplinado equipo de Pepe Bordalás se reduce al gol en fuera de juego de Luis Suárez, ya al filo del descanso. Y tras el intermedio, aunque lógicamente el líder apretó lo suyo, también disfrutó el Getafe de una fase en la que pudo hasta ponerse por delante. Ahí se reflejó un Barça cansado, que necesitaba frescura. Mental y de piernas.

La Liga entra pues en un escenario nuevo. La ventaja del Barcelona aún es mayúscula. Pero como dé otro síntoma de debilidad, el Atlético se le puede poner a rebufo antes de ese partido entre ambos que se antoja definitivo.

Hasta ese OK Corral del 4 de marzo, el Barça juega en Eibar, visita al Chelsea en Champions, recibe al Girona y viaja a Las Palmas en jornada intersemanal.

El Atlético, por su parte, tiene un partido más: juega en Copenhague este jueves, recibe al Athletic, acto seguido juega ante los daneses en el Wanda, rinde visita al Sevilla y, en el partido intersemanal, oficia de anfitrión ante el Leganés. Tendrá que hilar fino hasta esa visita al Camp Nou. Y tirar más a portería. No siempre va a ganar 0-1 con un solo remate, como hizo en La Rosaleda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios