Grupo G

Corea del Norte: Aquel triunfo ante Italia en 1966

La historia y sus vecinos del sur serán los únicos elementos de presión a los que deberá enfrentarse Corea del Norte en su segunda participación en un Mundial, al que llegan como tapados y como uno de los invitados más sorprendentes.

La historia porque les deja, de momento, en un buen lugar. La cita mundialista del año 1966 en Inglaterra supuso un hito en un país que fue capaz de alcanzar los cuartos de final entre alegrías y sinsabores.

Los norcoreanos superaron la primera fase con una victoria frente a Italia (1-0) y por momentos acariciaron las semifinales al adquirir una ventaja de tres goles ante Portugal. Sin embargo la figura de Eusebio surgió para dar alas a los suyos y sellar una remontada histórica (5-3) que acabó con el sueño.

Desde entonces el combinado asiático no se ha dejado ver por el primer escaparate del fútbol internacional y apenas por el del fútbol continental, con sólo dos participaciones en la Copa de Asia en las que sumó un cuarto puesto en 1980 y no pasó de primera ronda en el 90.

En esos años, mientras, Corea del Sur ha ido creciendo hasta convertirse en la selección dominante en lo que al fútbol asiático se refiere y en la única capaz de superar el hito norcoreano en un Mundial, alcanzando las semifinales en el del año 2002.

Esa rivalidad, que va más allá de lo meramente deportivo, supone un aliciente para el combinado norcoreano en la primera ocasión en que ambos conjuntos coinciden en la competición de selecciones más importante del planeta.

Existen precedentes inmediatos ya que se han medido en cuatro partidos durante la fase de clasificación, saldados con tres empates y una victoria para los surcoreanos. No ha sido la única prueba de madurez, ya que durante el trayecto hacia Sudáfrica se cruzaron también otros rivales de entidad como Arabia Saudí o Irán en la ronda final.

Salir victoriosos de esos encuentros da credibilidad a una selección cuyo once tipo se compone en su mayoría de futbolistas que juegan en la liga local con excepciones como la de su delantero estrella Hong Yong-Jo, que milita en el Rostov ruso.

A los mandos de los Chollima estará Kim Jong-Hun, un técnico de 53 años poco conocido a nivel internacional. La defensa es una de sus claves como demuestra el hecho de que su equipo sólo haya encajado siete goles en su camino hacia la competición. A ella se une la gran velocidad de sus hombres para armar los contragolpes, lo que les convierte en un rival peligroso.

Poco dado a la innovación y a los experimentos su alineación tipo apenas varía. Myong Guk Ri (Pyongyang) ocupa siempre la portería, apoyado en defensa por Jong Hyok Cha (Amrokgang), Jun Il Ri (Sobaeksu), Nam Chol Pak (4.25) y Ri Kwang Chon (4.25).

En el centro del campo son habituales Yun Nam Ji (4.25), Yong Hak An (Suwon Bluewings), In Guk Mun (4.25) y Chol Jin Pak (Amrokgang) y arriba junto a Hong Yong Jo (Rostov) aparece Tae Se Jong (Kawasaki Frontale).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios