Disparos de cine para inaugurar el certamen

  • El western 'La última secuencia' dio comienzo a la edición de este año · El cortometraje fue un homenaje, en clave de humor, a Almería como plato y al recientemente fallecido Berlanga

Tres disparos en la proyección inaugurar para iniciar el Festival Internacional de Cortometrajes Almería en corto. Las anécdotas vividas en los rodajes que se producían en los sesenta en la provincia almerienses son múltiples y, en clave de humor, el director Arturo Ruiz quiso contar en La última secuencia muchas de las situaciones que se podrían haberse recreado en algunos de los poblados que servían como escenario.

Antes de comenzar la gala, el público tuvo que hacer una extensa cola en la puerta del Teatro Cervantes de la capital almeriense. En la misma entrada Antonio Gómez y José María Pedrosa pusieron la música para amenizar la espera tanto fuera como dentro del espacio teatral.

La actriz de Balanegra, Nerea Camacho, acudió a la inauguración del certamen para apoyar a los cortometrajistas y al resto de compañeros del Festival. Además, no faltó su director, Óscar de Julián, y actores y cortometrajistas como José Luis Estévez y Jesús Herrera, entre otros.

Por los pasillos del Teatro Cervantes se podía ver a los alumnos de la Escuela Taller Tabernas de Cine que estaban grabando un making off sobre el certamen.

Después de colocarse todo el público en sus respectivos asientos, la periodista almeriense de El País, Marta Soler, fue la encargada de saludar a los asistentes como maestra de ceremonias de esta edición. Personas de todas las edades se acercaron para disfrutar de esta cita con el cine.

Entre los asistentes se encontraban diferentes autoridades como Caridad Herrerías, diputada de Cultura, Anabel Mateos, coordinadora del Instituto Andaluz de la Juventud, Francisca Pérez Laborda, delegada de Empleo de la Junta de Andalucía, y Luis Pérez, vicepresidente de Diputación Provincial, entre otros.

La presentadora comenzó a arrojar datos sobre las sesiones competitivas para que "nadie se aburra ni un minuto".

Soler empezó a presentar las actividades paralelas y se proyectaron tres cortos de las distintas secciones. Una de las citas será con Rescate 2010 que lleva al Cervantes algunos de los cortos que no han sido proyectados, pero que se habían quedado en el tintero. La historia de siempre, de José Luis Montesinos, trató temas tan actuales como la falta de empleo, las relaciones personales y los recursos para sobrevivir en esta sociedad.

Otra de las actividades paralelas que se trataron fue Almería en cortito con la proyección de French Roast, de Fabrice O. Joubert. El concepto de solidaridad es uno de los valores que intenta transmitir el cortometraje.

Las grandes protagonistas de este año son las mujeres. Por este motivo, hay una sección denominada Mujeres y discapacidad. Se emitió el cortometraje Te quiero mal, de Mireia Giró, donde una invidente mostraba su vida cotidiana y mostraba cómo cambiaba su rutina cuando se enamoraba.

La última secuencia, de Arturo Ruiz, fue el cortometraje con el que se cerró la gala. La actriz Rocío Muñoz acompañó al director que aseguró que "empezamos a rodar en octubre y pretendíamos hacerle un homenaje en vida a Berlanga". El encargado de rodar el corto invitó a tres de los actores de la película a subir al escenario.

La última secuencia comenzó con tres disparos, mostraba un rodaje de western en la época de los 60 y siempre aderezado con un toque de humor. La pérdida de un negativo para rodar la última secuencia fue la trama principal del cortometraje.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios