ciclismo mundiales en ruta

Dumoulin, sin freno en Bergen

  • El holandés conquista el oro en la prueba contrarreloj de los Mundiales por delante del esloveno Roglic y el británico Froome, lejos del ganador

El ciclista holandés Tom Dumoulin sube el Monte Floyen durante la prueba individual masculina de la contrarreloj de los Mundiales. El ciclista holandés Tom Dumoulin sube el Monte Floyen durante la prueba individual masculina de la contrarreloj de los Mundiales.

El ciclista holandés Tom Dumoulin sube el Monte Floyen durante la prueba individual masculina de la contrarreloj de los Mundiales. / CORNELIUS POPPE / efe

Tom Dumoulin conquistó su primer título de campeón del mundo de ciclismo en ruta dando una auténtica exhibición en la contrarreloj individual de los Campeonatos del Mundo de Bergen (Noruega), en la que arrasó a sus rivales sobre un recorrido de 31 kilómetros con un final muy exigente en el Monte Floyen.

Dumoulin (44.21 minutos) se llevó el oro -que suma a la plata de los Juegos de Río 2016 y el bronce en los Mundiales de Ponferrada 2014-, sin dejar apenas opción a la duda. No en vano, excepto en los primeros compases de la carrera, marcó los mejores tiempos y a partir del kilómetro 20 las diferencias fueron amplísimas respecto a sus rivales. Lo acompañaron en el podio el esloveno Primoz Roglic, que hizo una subida final tremenda, incluso cuatro segundos mejor que la de Dumoulin, para terminar a 57 segundos del campeón, y el británico Chris Froome, que no dio al ganador la pelea con la que todo el mundo contaba (a 1.21).

Al final, el esperado duelo Dumoulin-Froome, aperitivo del que se barrunta en el Tour de 2018, no se produjo en la dimensión que se creía por la tremenda superioridad del holandés, ganador del Giro 2017, que no dobló al británico por apenas nueve segundos.

Por detrás sorprendieron en el mejor de los sentidos el portugués Nelson Oliveira, el bielorruso Vasil Kiryienka y el prometedor ciclista italiano Gianni Moscon , que coparon los puestos de cuarto al sexto. En esas posiciones seguro que contaba con estar el vizcaíno Jonathan Catroviejo, bronce en Doha 2016, cuarto tanto en Richmond 2015 como en Río 2016 y la mejor baza de la selección española. Pero al de Algorta le penalizaron la lluvia aparecida ya cuando habían salido todos los favoritos y la dureza del puerto final y finalizó decimocuarto. El guipuzcoano Gorka Izagirre, que salió en la segunda de las seis tandas en las que fueron divididos los 64 corredores, terminado en la vigésimo séptima posición, a 2.48 minutos de Dumoulin.

El Monte Floyen fue sin duda el gran descubrimiento de estos Mundiales. En sus 3,4 kilómetros de ascensión, al 9% de desnivel medio con tramos por encima del 10% y curvas cerradísimas, se vieron imágenes que recordaban do a las grandes etapas de montaña en el Tour, la Vuelta o el Giro, con mucho público agolpado a ambos lados de una estrecha subida muy plástica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios