Ensayando cosas nuevas

  • Fran Fernández prueba con Motta en el lateral y Fran Rodríguez de extremo

  • Ramis no lo contempló

Fran Fernández, meditativo, baraja ya el posible once que alineará frente al Zaragoza el viernes. Fran Fernández, meditativo, baraja ya el posible once que alineará frente al Zaragoza el viernes.

Fran Fernández, meditativo, baraja ya el posible once que alineará frente al Zaragoza el viernes. / rafael gonzález

Para cambiar las cosas primero tiene que existir voluntad de cambio y con esa intención ha aterrizado Fran Fernández en el banquillo unionista. Al técnico almeriense esta vez no le pilla por sorpresa. Ya hizo un máster en apenas dos jornadas el curso pasado y lo aprobó con notable alto (primer triunfo a domicilio del curso en Lugo y empate en casa ante un Huesca que luego jugó el play off) pero el club le exigía un sobresaliente (a los de casa, siempre el doble) para continuar al mando.

Habiendo conocido la entidad desde los escalafones inferiores, Fran andaba al 100% centrado en el filial, pero mirando de reojo al primer equipo por lo que pudiera acontecer. Por eso ha asumido la responsabilidad con total naturalidad, pasando el domingo de dirigir al equipo b contra El Palo en el grupo IX de Tercera a dar órdenes a futbolistas profesionales el lunes en el anexo.

Fran asume el encargo con naturalidad y pasa de dirigir al Tercera a jugadores profesionales

conceptos claros

A nadie se le escapa que el equipo tiene un serio problema de generación de ocasiones y definición y a ello se ha puesto sin demora. En la primera sesión del lunes, pese a ser de recuperación, ya organizó ejercicios de incursiones por banda y centros al área buscando rematador, mientras que ayer martes, en una sesión eminentemente táctica tras realizar un circuito físico, dispuso un ejercicio para favorecer la circulación interior con continuos apoyos de los jugadores finalizando con balones a banda y centros al área, que es el camino más rápido para pisar el área contraria.

Motta y Fran Rodríguez

Ante la terquedad de Ramis de alinear casi por imposición a Fran Rodríguez como lateral diestro, pese a su clara vocación ofensiva, desde varios sectores se le insinuó al preparador tarraconense la posibilidad de que el sexitano actuase como extremo, con Motta cubriéndole las espaldas, ganando ese costado en empaque defensivo y presencia ofensiva a la vez. Nunca contempló esa posibilidad de inicio y solo la puso en práctica unos minutos ante el Reus, a poco del final y con el marcador ya en contra. Fran Fernández sí parece querer sondear las bondades de esa dupla desde el principio y ayer los puso en el mismo costado durante un buen rato en el partidillo de ensayo.

EMPLEA el 1-4-2-3-1

La adaptación de los futbolistas a la pizarra del almeriense no debe entrañar excesivas dificultades, ya que en el filial venía empleando el mismo dibujo (1-4-2-3-1) que Ramis ha usado en la mayoría de jornadas, salvando algunas en las que recurrió al 1-4-3-3 para probar con el trivote en el centro del campo. En su última alineación con el filial contó con Batalla bajo palos, Navas e Iván en los laterales, Soufian y Urri como centrales, Corredera y Callejón en el doble pivote, Sergio y Óscar en los extremos, Chema de enganche y Darío Guti en punta de ataque.

Una distribución de efectivos similar a la que empleó ayer durante buena parte del ensayo con los dos equipos que dispuso para la prueba, contando el que tenía el peto amarillo de salida con muchas posibilidades de parecerse al once que disponga frente al Zaragoza. En el mismo formaron René bajo palos, con Motta, Owona, Morcillo y Nano en la línea defensiva; Mandi y Alcaraz como dupla en la medular; los jóvenes Gaspar y Fran Rodríguez de extremos; Pozo de mediapunta y Caballero como referencia. Fidel, que no acaba de encontrarse, sería el gran damnificado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios