Fincas con más superficie y tomate, ejes de la agricultura del Levante

  • Este territorio almeriense se caracteriza por acoger invernaderos de agricultores que vienen del Poniente y de países del norte

Las características del modelo agrícola de la zona del Levante almeriense están muy definidas y diferenciadas. Precisamente, son muy diferentes a las que atesoran las explotaciones hortofrutícolas del Poniente.

Históricamente, tiene su explicación. Y es que los orígenes de la agricultura almeriense bajo plástico se remontan a la zona del Poniente, hace ahora medio siglo (a lo largo del ejercicio 2013 se conmemoraron los 50 años de la puesta en marcha de aquellos primeros invernaderos en la provincia, lo que motivó que Cajamar lo conmemorara con la edición de un emotivo vídeo que recogía las impresiones de aquellos pioneros, agricultores, regantes, empresarios y técnicos).

Esto supuso que, si bien la semilla se plantó en los términos municipales de El Ejido, Vícar, La Mojonera, Roquetas de Mar y Adra, entre otras poblaciones, posteriormente, cuando estos territorios comenzaron a crecer y copar la superficie disponible, el modelo agrícola se fue trasladando hacia el este de la provincia, en busca de nuevas parcelas agrícolas que 'conquistar'.

A ello se une que las condiciones climatológicas y del terreno no son las mismas, lo que ha supuesto que el agricultor que se ha implantado en la zona del Levante tenga que adaptarse a estas especificaciones. Principalmente, la salinidad del agua de riego y el tipo de suelo han motivado que el tomate sea el cultivo estrella de esta comarca; además, un fruto de gran calidad, precisamente, por estas condiciones geográficas.

El clima también es diferente, pues el Poniente cuenta con la Sierra de Gádor, lo que nutre de agua al subsuelo y motiva unos fenómenos meteorológicos muy distintos a los que se dan en el Levante, donde el viento es uno de los principales enemigos y causante de que todos los años haya destrozos, mientras que el Poniente, los daños vienen motivados por lluvias torrenciales o granizo, como ocurrió el pasado 20 de noviembre.

En el Levante, además, se ha optado por invernaderos de mayor tamaño, sobre todo, en los últimos años, con explotaciones de hasta diez hectáreas de superficie, aprovechando la disponibilidad de suelo por estos parajes. También ha sido territorio de acogida de empresarios y técnicos procedentes de países del norte de Europa, atraídos por el 'maná' de este modelo agrícola.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios