Fran Vélez habla en Polonia de su particular 'calvario'

Fran Vélez, que rescindía su contrato de mutuo acuerdo con el club el pasado verano pese a haberlo renovado en el mes de enero para firmar por el Wisla de Cracovia, entrenado por el español Kiko Ramírez, ha hablado en la prensa polaca acerca de sus últimos meses como futbolista rojiblanco, que el jugador tarraconense insinúa resultaron un calvario a nivel personal.

"Fui una víctima de nuestras derrotas porque me acusaron de todo el mal. Además tuve que escuchar que vendí partidos o jugué deliberadamente mal. ¡Tonterías! Los aficionados cruzaron una frontera que no se puede tocar porque empezó a afectar a mi familia. Una vez rodearon nuestro coche y no nos dejaron salir del estadio. En otra ocasión molestaron a mi esposa y a mi hija. De esto salieron varios conflictos", relata Vélez en el medio Przeglad Sportowy.

Lo cierto es que Fran Vélez, que llegó a ser uno de los capitanes del vestuario rojiblanco, nunca congenió con un sector de la afición y de forma particular no hizo buenas migas con el grupo de animación Grada Joven, que en varias jornadas del pasado curso arrancaba pitos y abucheos cada vez que recibía el balón.

En el Wisla ha encontrado un nuevo ambiente deportivo para intentar relanzar su carrera en un club que este año ha apostado por españolizarse, ya que además de Vélez y gran parte del staff técnico, el plantel cuenta con el también exrojiblanco Julián Cuesta, así como el defensor Iván González, los medios Pol Llonch y Víctor Pérez y los atacantes Carlos López y Jesús Imaz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios