real zaragoza | ud almeríael acta devivancos

Llega la madre de todas las jornadas

  • No ha ocurrido nada que no estuviera previsto: derrota rojiblanca y victoria del Córdoba; es de esperar que hoy no puntúen ni Barça B ni Cultural

  • La pérdida del Tenerife beneficia a la UDA

Rubén Alcaraz se encara con el capitán maño Zapater. Rubén Alcaraz se encara con el capitán maño Zapater.

Rubén Alcaraz se encara con el capitán maño Zapater. / carlos gil

No ha ocurrido nada que no estuviera previsto en una jornada que se preveía compleja. O sea, la victoria del Córdoba y la derrota de la Unión Deportiva Almería. Es de esperar que hoy no puntúen ni Fútbol Club Barcelona B ni Cultural Leonesa, que tienen encuentros muy complicados. Si así fuera, se salvaría el trance de ocupar plaza de descenso ante la madre de todas las jornadas, la próxima, con choques directos, incluyendo la finalísima en el Mediterráneo ante el filial azulgrana. Mención especial merece un resultado en principio ajeno a los intereses rojiblancos, pero que a la postre puede resultar decisivo. Ayer en Tenerife venció el Huesca. ¿Qué beneficio aporta? Pues en la lucha por el ascenso directo en el que están involucrados Huesca, Rayo y Sporting (a los que ya se enfrentó la Unión Deportiva Almería) se da la circunstancia de que a todos ellos les quedan uno o dos enfrentamientos directos con los rivales de la UDA (Barcelona B, Córdoba, Cultural y Alcorcón). Además, el Tenerife ya casi se quedó sin opción de alcanzar el sexto puesto, en espera de que los de Lucas Alcaraz visiten en dos semanas la cancha de un conjunto que quizá ya esté pensando en la próxima campaña. Sí, estoy hablando de factores externos, amén de otros resultados extraños, pero en principio puede que sea tan importante esa ayuda exterior como el grano de arena que ponga el conjunto rojiblanco. Y digo grano de arena porque la aportación propia no llega, por desgracia, a ser más cuantiosa. En La Romareda se volvió a ver a un equipo que da la cara, sacrificado, pero con unas lagunas impropias de una categoría tan defensiva. Los dos tantos maños fueron evitables. En el primero Pervis, un jugador con una envidiable zurda y un físico imponente, sacó a relucir su gran deficiencia, la colocación táctica. El ecuatoriano dejó franco el carril derecho por el que se fraguó el primer tanto en contra. En el segundo, Joaquín demostró con claridad algo que desde estas líneas se viene reivindicando: este jugador debe jugar de centrocampista defensivo. Lo que llegó a ser una prueba, se está eternizando en el tiempo en detrimento del futuro del jugador canterano. Un cuerpo a cuerpo como el que tuvo con Borja Iglesias, lo tendría cada jornada si Joaquín aspira a jugar en la elite. Que tome nota. Por lo demás, también llamó la atención la posición de Rubén Alcaraz, que también debería jugar en otra zona, en este caso de centrocampista ofensivo. Capítulo aparte merece el debate en la delantera. Lucas Alcaraz erró al preferir a Muñoz antes que a Caballero jornadas atrás. Pienso que el argentino puede ser determinante dentro de la escasez ofensiva. Con o sin victoria en Zaragoza, el próximo fin de semana se preveía decisivo. Ahí se jugará gran parte del futuro del fútbol en Almería. Alfonso García ha hecho el llamamiento de siempre, que se llene el campo. Muy bien, perfecto, pero me quedo con una de sus frases al aludir a su marcha a la conclusión de esta temporada. No vendría mal que los nuevos dueños incentiven, desde ya, a una plantilla cogida con hilos. Esperemos acontecimientos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios