Merecimientos sin recompensa

  • Unicaja Almería tuteó a su rival, pero se impuso la contudencia defensiva francesa · La clave estuvo en las dos pelotas para ganar el tercer set que no pudieron aprovecharse · Se sumó un valioso punto

Unicaja Almería hizo méritos de sobra para haber conseguido su primera victoria en su estreno en esta siempre complicada Indesit Europan Champions League. Tuteó al Tours, líder de la Liga francesa, durante muchos momentos del partido y lo tuvo contra las cuerdas en el tercer set. Sin embargo, a los ahorradores les faltó tener la mente fría y aislarse de un bullicioso público local, al que le deben buena parte de la victoria los pupilos de Ngapeth.

Los almerienses dejaron una gran carta de presentación en el Salle Robert Grenon. Jugaron un voleibol de muchos kilates, que tendrá que ser la tónica habitual en los encuentros europeos si se quiere soñar con el pase de ronda. Nadie ha dicho que la empresa vaya a ser sencilla, por lo que todo aquello que se pueda conseguir será un gran éxito para el seno del equipo ahorrador.

Unicaja Almería comenzó el partido de ayer muy concentrado. Tours, que basó su victoria en la potencia defensiva, no pudo parar los primeros pelotazos de Olteanu y Soonias. La igualdad, con alternativa tanto para franceses como para españoles, se prolongó hasta pasados los veinte primeros puntos. A partir de ahí, los ahorradores sorprendieron a su rival y el rumano hizo el 24-26 por zona cuatro.

El equipo de Carlos Carreño estaba siendo mejor y sembró las primeras dudas en el Tours. Ngapeth tuvo que comenzar a mover su banquillo porque no le gustaba lo que estaba viendo. Y lo cierto es que la estrategia le dio resultado. Los franceses fueron cogiendo pequeñas ventajas en el marcador (10-6, 19-15) gracias a que se aplicaron en defensa. Konecky cada vez entraba más en juego y Unicaja lo comenzaba a notar en exceso. Aún así, los almerienses no dieron por perdido el set y lo lucharon hasta el final.

Pero tras acercarse (22-20), los fallos al servicio de Viciana, Soonias y Olteanu le pusieron en bandeja el 25-22 al Tours. Ése fue uno de los grandes pecados de Unicaja ayer: en los momentos claves, en esos instantes en los que la balanza se va a inclinar hacia uno de los dos bandos, los ahorradores no acertaron. Y darle esa ventaja a un rival de tanta altura es prácticamente mortal.

Con el 1-1 en el global, se empezó un nuevo partido. A diferencia de en el primer set, la inercia del anterior provocó que el líder de la Liga francesa se pusiera pronto por delante (14-10) tras remontarle a los de Carlos Carreño su primera ventaja. Pero Korzenevics apretó desde la línea de servicio para llevar el marcador hasta el 16-17. De nuevo, el entrenador del Tours que tiene que parar el partido y mover su banquillo porque veía que se le escapaba el set. La grada tuvo las mismas sensaciones y el miedo se apoderó del Robert Grenon cuando Soonias consiguió forzar un bloc-out que ponía el tanteador en 24-25. Los franceses ya habían salvado una primera bola de set (23-24) y se volvían a ver y sentir contra las cuerdas.

Con todo a su favor, Unicaja Almería no supo jugar bien sus cartas. Bueno, sí lo hizo, pero la mano francesa era superior. En esta ocasión, un buen servicio y un gran trabajo defensivo ahorrador provocó que Olteanu se jugará desde zona cuatro el punto decisivo del partido. El rumano buscó la diagonal y los centrales locales le adivinaron la intención. De la misma manera, el bloqueo del Tours elevó los dos siguientes puntos a su casillero para hacer el 27-25 que los ponía en franquicia. Pero aún no estaba todo el pescado vendido.

Si por algo se caracteriza Unicaja es por su entrega, por no dar nada por perdido. Lejos de venirse abajo, los almerienses comenzaron a remar. Reapareció la seguridad en defensa y desde la zona de servicio. De esta guisa, los remates de Soonias y Delgado hicieron mucho daño en la retaguardia francesa, que no esperaban que el equipo ahorrador se le subiera tanto a las barbas. Delgado, por zona cuatro, consiguió el 20-25 y forzó el set de desempate. Pero a él llegó Unicaja Almería con las fuerzas fundidas, con las pilas gastadas. Los de Carlos Carreño mantuvieron el tipo hasta el 5-5, momento en que se despegó Tours para vencer (15-9).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios