fútbol liga de campeones

El Real Madrid quiere ser leyenda

  • Los de Zidane quieren hacer buena la ventaja adquirida en Múnich para estar en la gran final

  • La duda del once en la visita del Bayern es quién ocupará el puesto de Carvajal en el lateral

Los colosos Real Madrid y Bayern Múnich se juegan en el Santiago Bernabéu la clasificación para la final de la Liga de Campeones ansiada para ambos equipos: los blancos necesitan el título para convertir la temporada en un éxito, mientras los bávaros quieren volver a ser la referencia en Europa. Es un clásico del fútbol continental con dos equipos de marcado perfil ofensivo y el Madrid defiende la suculenta renta de 2-1 lograda en la ida, un resultado que sin embargo se antojó demasiado rentable para lo méritos que contrajo.

El equipo blanco no está para fiarse de semejante renta visto lo ocurrido en cuartos de final. Entonces, defendía en casa un 3-0 ante la Juventus y necesitó un polémico penalti en el descuento para lograr el pase. Y el Bayern lo apretó muchísimo en la ida, en la que el conjunto de Zinedine Zidane apeló a su pegada e instinto.

Aquel choque dejó al Madrid sin Carvajal y la gran duda es saber quién lo reemplazará. Nacho Fernández sería su sustituto lateral, pero el defensor se lesionó a comienzos de abril y sólo efectuó dos entrenamientos completos. Si no llega a la cita, Zidane podría pensar en situar al extremo Lucas Vázquez en esa posición y reforzar el centro del campo con Kovacic para ayudarlo en las coberturas. Y más sabiendo que el Bayern tiene en Ribery un puñal por ese flanco. Otra duda es ver si Isco está en condiciones, pues llegó muy justo tras lesionarse en un hombro durante el partido de Múnich. No parece tener muchas opciones.

Lo que es seguro es que Cristiano Ronaldo ocupará el ataque y que probablemente lo acompañará Marco Asensio, uno de los jugadores destacados del primer partido y que coronó su gran actuación con el segundo gol de los blancos.

"Es una semifinal y sabemos de su importancia. No hay que cambiar nada en lo que estamos haciendo, la concentración y la determinación está. Lo que hicimos en la ida fue bueno pero hay que demostrar en la vuelta que queremos pasar", comentó Zidane.

El Bayern Múnich está obligado a atacar y a darlo todo. No tiene nada que perder. Si en la ida mostró un perfil muy ofensivo, es previsible que en el Santiago Bernabéu reforzará esa idea. "Tenemos que luchar de forma heroica si queremos tener éxito. Tenemos que jugar con la cabeza fría y con el corazón caliente", aseguró el jefe de la junta directiva del Bayern, Karl-Heinz Rummenigge.

El equipo alemán sueña con una nueva final para poder volver a conquistar la Champions, algo que no consigue desde 2013, cuando derrotó 2-1 al Borussia Dortmund en Londres. Entonces estaba en el banquillo Jupp Heynckes, el hombre que ahora también dirige al equipo bávaro. Ganó otra Copa de Europa en 1998 precisamente con el Real Madrid y se marchará al final de esta temporada. Quién sabe si con un triplete.

Heynckes contará con las bajas de Boateng y Robben, lesionados en la ida, aunque sí tendrá a disposición Alaba y también podrá estar Javi Martínez, quien se retiró del primer partido con unas molestias. Junto a Ribery, las principales armas ofensivas del Bayern seránJames Rodríguez, quien regresará al Bernabéu después de salir al final de la pasada temporada del Real Madrid por la puerta de atrás, y Lewandowski, a quien algunos medios vinculan al Real Madrid para la próxima temporada.

El Santiago Bernabéu presentará un ambiente espectacular para presenciar un clásico europeo que vale una final continental. Lo más próximo a la gloria, el título.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios