¿Sonará la flauta otra vez?

  • La UDA es antepenúltimo en la segunda vuelta

  • Suma 39 puntos, igual que el curso pasado

Pozo, poco antes de caer lesionado frente al Albacete. Pozo, poco antes de caer lesionado frente al Albacete.

Pozo, poco antes de caer lesionado frente al Albacete. / javier alonso

Un año después, la UD Almería ha dado una vuelta completa de 360 grados para regresar justo al punto de partida. Y es que tras la disputa de la 35ª jornada los de Lucas Alcaraz suman 39 puntos, idéntica cifra que la campaña anterior en la misma jornada. La gran diferencia radica en las sensaciones que emanan del equipo.

Si el curso pasado, ya bajo la dirección técnica de Ramis, la UDA venía de derrotar a Alcorcón, Nástic y Sevilla Atlético, empatar con el Zaragoza y pinchar tan solo en su visita a Córdoba, en la actualidad sigue sumida en una profunda crisis de juego y resultados que le ha llevado a encadenar siete partidos consecutivos sin ganar, situándose a tan solo uno de igualar la mala racha que le costó el cargo al propio Ramis.

En ese tramo de la competición, sobre 21 puntos posibles los rojiblancos apenas han sumado 3, lo que equivale a un triunfo en siete duelos. Si esos datos se extrapolan a las siete jornadas restantes para el final el escenario sería apocalíptico, pues únicamente daría para 42, cifra de descenso. Por delante quedan Zaragoza, Barça B, Tenerife, Granada, Córdoba, Alcorcón y Lugo.

Los que continúan viendo el vaso medio lleno a pesar de todo argumentan que peor todavía pintaban las cosas en la 16-17, ya que el equipo ocupaba zona de descenso, y eso no impidió lograr la permanencia. Cayeron, por ejemplo, Elche y UCAM Murcia, que en la presente jornada tenían 42 y 41 puntos, respectivamente.

Quienes ven el vaso medio vacío apuntan a datos irrefutables como que los indálicos son antepenúltimos tomando como base la clasificación virtual de la segunda vuelta. En catorce jornadas disputadas desde que se alcanzase el ecuador de la competición, los de Alcaraz han obtenido 14 puntos, uno por partido, números totalmente insuficientes para alcanzar el objetivo.

Los pesimistas refrendan su argumentario con otro dato que habla de la mala disposición en la que los almerienses encaran el tramo decisivo de la competición: tomando como referencia las siete últimas jornadas no hay equipo peor que el rojiblanco con esos tres pírricos puntos logrados frente a Huesca (2-2), Cádiz (1-1) y Albacete (0-0).

Ante los manchegos se agotó el margen de supervivencia y un hipotético resultado adverso en Zaragoza significaría con toda probabilidad entrar en descenso a falta de seis jornadas para el término de la Liga con un calendario ciertamente complejo al tener que vérselas con rivales directos como Barça B, Córdoba y Alcorcón u otros que pelean por subir como el cuadro maño, Tenerife y Granada. Solo el Lugo tiene los deberes hechos. Pintan bastos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios