ud almería | real zaragoza

Una banda eficaz y goleadora

  • A falta de extremos, dos laterales hacen de la derecha un carril solvente

  • Defensivamente, Motta impecable; ofensivamente, Fran pone criterio

Fran, pasado el mediocampo, espera el desarrollo de una jugada. Fran, pasado el mediocampo, espera el desarrollo de una jugada.

Fran, pasado el mediocampo, espera el desarrollo de una jugada. / javier alonso

Cuando una plantilla no está bien estructurada, lo mejor que puede hacer un entrenador es inventarse una solución táctica que tape las carencias. Con Ramis hubo un doble problema en la banda derecha, que Fran tapó en la noche de ayer de forma salomónica. Por una parte, Motta no merecía estar en la grada, puesto que su veteranía es necesaria aunque fuese desde el banquillo; por otra parte, el extremo estaba huérfano de alguien que le sacara provecho a los muchos metros que había para correr.

El problema le duró al técnico almeriense la coma de un número decimal: Motta al lateral, que defiende mucho mejor, y Fran por delante, para correr y sacar al equipo de atrás. Además, el granadino tiene buena pierna para centrar y un chut fuerte y seco que suele sorprender a los porteros rivales: así pasó con el Lorca en la antepenúltima victoria y así ocurrió ayer, con el primer gol de un triunfo que vale su peso en oro.

Quizás lo que más sorprendió fue lo bien que se acoplaron los dos jugadores, que pocas veces jugaron juntos con Ramis. Se asociaron bien, Fran ayudó mucho en el dos para uno a Motta, y el italiano profundizó con peligro cuando el granadino le dejaba espacio, puesto que se incrustraba en el centro para dejar la banda libre. El Zaragoza no pudo entrar ni una sola vez por ese costado y mira que había un jugador habilidoso, como es Jorge Pombo. Sin embargo, los dos laterales taparon a la perfección al extremo rival y fueron una pesadilla para Ángel, que nunca pudo frenarlos.

Al final, una solución que se inventó Fran Fernández y que devuelve el sentido común a un equipo que necesitaba hacer las cosas bien y tener sensatez para salir de la mala situación en la que se había metido. Lucas Alcaraz, amante del control y que ayer tomó buena nota, posiblemente repita esta sociedad en más de una ocasión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios