atletismo mundiales bajo techo

Un día que pudo ser de oro

  • Husillos gana la final de los 400 metros, con récord de Europa, pero es descalificado por pisar la línea

  • Ordóñez se llevó el bronce en 800 y Peleteiro se hizo con el bronce en triple salto

El atleta español Óscar Husillos, durante la final de 400 metros lisos de los Mundiales de Birmingham. El atleta español Óscar Husillos, durante la final de 400 metros lisos de los Mundiales de Birmingham.

El atleta español Óscar Husillos, durante la final de 400 metros lisos de los Mundiales de Birmingham. / m. g.

La alegría se volvió decepción en unos segundos. Sucedió en la final de los 400 metros. Óscar Husillos, que había obtenido el oro mundialista, perdió su presea en los despachos, descalificados por pisar fuera de calle. Una infracción milimétrica, según dijo el presidente de la Federación Española, Raúl Chapado, privó a Husillos de una victoria incontestable, aunque los órganos federativos aún discutían la eliminación al cierre de esta de edición.

El oro pasó al checo Pavel Maskal (45,47), la plata al estadounidense Michael Cherry (45,84) y el bronce al trinitense Deon Lendore (46,37). La ruleta de las descalificaciones perjudicó a Husillos. El español ganó la carrera tras avasallar a sus rivales con una marca de 44,92 que habría sido la mejor marca en la historia de los campeonatos y nuevo récord de Europa.

Husillos dominó la carrera de punta a cabo. Tomó la cuerda al entrar en calle libre, pasó el 200 en 21,26 y no dejó la menor opción a sus rivales. Pero el vídeo reveló que había pisado fuera de calle. De no haber sido descalificado, Husillos habría actualizado el viejo récord de Europa del alemán Thomas Schoenlebe (45,05), que databa de hace 30 años.

Con suspense, en la final de 400, Saúl Ordóñez (1.48,01) logró finalmente el bronce tras la recalificación del estadounidense Drew Windle (1.47,99), que había terminado segundo por detrás del polaco Adam Kszczot (1.47,47) y había sido descalificado por obstruir a un contrario. Windle fue descalificado en una carrera lenta que no supo gestionar el otro español presente, Álvaro de Arriba, que corrió resfriado y terminó quinto (1.48,51).

El día empezó grande. Peleteiro, de 22 años, logró un hito en el atletismo español al lograr el bronce con el mejor salto de su vida en sala: 14,40 metros. Seis años después de ser campeona júnior en Barcelona (14,17), la gallega, bajo la batuta del genial saltador cubano Iván Pedroso y se subió a su primer podio internacional sénior. El oro fue para su compañera de entrenamientos, la venezolana Yulimar Rojas (14,63), mejor marca del año, seguida de la jamaicana Kimberly Williams (14,48).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios