Un mullido colchón en el infierno

  • El Real Madrid debe hacer valer sus tres goles en el temible estadio del Dortmund pese al retorno del 'ogro' Lewandowski Cristiano Ronaldo se retiró ayer del entrenamiento oficial

El regreso del polaco Robert Lewandowski, delantero que le endosó cuatro goles en la ida de semifinales de la última edición de Liga de Campeones, es la amenaza a la amplia ventaja con la que en esta edición visita el Real Madrid a su último verdugo, el Borussia Dortmund, antes de firmar un nuevo pase a semifinales.

La lección aprendida el año pasado en el Signal Iduna Park, donde Lewandowski dio un recital, está más presente que nunca en un Real Madrid que está a las puertas de su cuarta semifinal de Liga de Campeones consecutiva, en un nuevo camino hacia la soñada décima Copa de Europa.

Destrozada la maldición alemana con la goleada al Schalke (1-6) en el Veltnis Arena de Gelsenkirchen, el Real Madrid afronta un nuevo viaje a tierras germanas con la seguridad que le dan los tres tantos de ventaja cosechados en la ida ante un Borussia Dortmund que se pareció en poco al que se convirtió en su último verdugo.

Pero ni el 3-0 de la ida, ni los datos que señalan que nunca al Real Madrid le remontaron una eliminatoria europea con esa ventaja, permitirán salir confiados al Signal Iduna Park. Tanto es así que Cristiano Ronaldo jugó la ida con fuertes molestias hasta que su cuerpo aguantó y descansó el fin de semana ante la Real Sociedad para tratar de jugar en Dortmund. Sin embargo, no parece fácil que pueda participar, ya que ayer se tuvo que retirar del entrenamiento oficial apenas diez minutos después de que éste diese comienzo. Cristiano se sentó en el césped y después se marchó al vestuario, lo que indica que las molestias en el tendón rotuliano de la rodilla persisten. Lo lógico es que Ancelotti no lo arriesgue salvo que la situación fuera demasiado delicada para los suyos.

Cristiano estaba ansioso por jugar. Tiene la oportunidad de inscribir su nombre en un nuevo récord para la historia. Tras igualar a Altafini, Van Nistelrooy y Messi con 14 tantos en una edición de Liga de Campeones, el portugués quiere ser el único que supere esa barrera. Además, marcó en sus ocho últimos encuentros europeos con el Madrid.

Esa garantía de gol y el crecimiento de Bale, que llega de firmar su mejor semana en el Real Madrid, son argumentos firmes de esperanza para el madridismo. En el once del italiano Carlo Ancelotti, que no juega una semifinal de Liga de Campeones desde 2007, será novedad la presencia de Casillas y la vuelta de Fabio Coentrao al lateral izquierdo y Di María al centro del campo superada su gastroenteritis. Son bajas Arbeloa, Marcelo, Khedira y Jesé.

El Dortmund no se resigna de antemano a la eliminación aunque necesite casi un milagro para remontar la eliminatoria. El reto es enorme y Jürgen Klopp no cuenta con hombres importantes como el lateral Schmelzer, los centrocampistas Blaszczykowski, Gündogan y Sven Bender y el central Subotic, todos lesionados.

Además son duda el meta titular Weidenfeller, con un hematoma en la mano, y el exmadridista Sahin, con un problema en la espalda. A esas ausencias se agrega la baja, por sanción, del capitán Sebastian Kehl. Del lado positivo, y casi como un consuelo, está el regreso de Lewandowski tras cumplir una sanción en la ida.

Las dudas son muchas. El Dortmund, salvo momentos puntuales como el segundo tiempo del partido del último sábado contra el Wolfsburgo, no tiene la misma dinámica ofensiva que la temporada pasada y en defensa comete con demasiada frecuencia errores que le suelen costar claro. Todo ello hace difícil creer que el equipo de Klopp le marque tres goles al Madrid, lo mínimo que necesita para forzar la prórroga. Más difícil todavía resulta creer que el Dortmund pueda resistir noventa minutos sin que el Madrid le marque al menos un gol. Nadie duda de que las posibilidades son escasas, pero aun así el Dortmund está tratando de armarse de valor para buscar lo imposible. "Tenemos que darlo todo y creer en el 3 por ciento de posibilidades que tal vez tengamos de lograr un milagro", dijo el central Hummels.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios